Liga: El Granada buscará ciudad en la que poder jugar

El secretario del consejo de administración del Granada, Pedro González Segura, ha anunciado que el club "no podrá usar Los Cármenes" y se tendrá que ir a otra ciudad a hacerlo después del partido del domingo ante el Zaragoza al no poder cumplir las "inaceptables condiciones" del Ayuntamiento.

El club ha avisado de que esperaba "la respuesta del Ayuntamiento" para saber si se podía disputar en Los Cármenes el encuentro liguero del próximo domingo ante el Real Zaragoza. Además, según ha informado González Segura, han llegado a contactar con "el Sevilla FC, el Real Jaén y el Málaga CF, tras recibir el visto bueno de la Liga de Fútbol Profesional" para jugar en otro escenario el choque ante los maños, aunque posteriormente el Ayuntamiento autorizó la disputa del partido en Los Cármenes.

El secretario del consejo de administración ha anunciado que "acatan lo impuesto" por el Ayuntamiento de Granada -propietario del estadio- para este domingo porque se encuentran "sin ningún margen" pero que a partir de ese partido se tendrán que ir a otra ciudad. "El Ayuntamiento nos autoriza a utilizar el campo bajo unas imposiciones que son inaceptables y que no podemos asumir. A partir del domingo no podremos usar Los Cármenes en las condiciones que nos imponen", ha insistido.

"Si el Ayuntamiento mantiene esas imposiciones, tendríamos que irnos fuera a jugar. El peor escenario sería tener que ir a jugar a otra ciudad, a Málaga, Jaén o Sevilla, pero tomaríamos medidas para que no haya perjuicio para los socios", ha añadido González Segura.

El dirigente ha lamentado "la situación a la que se ha llegado", ha aclarado que el club "ha hecho todo lo posible para llevar a cabo un acuerdo justo" y ha anunciado que el Granada "va a convocar para la próxima semana una asamblea de abonados para trasladarle el gravísimo problema".

El Granada CF y el Ayuntamiento de Granada llevan varios meses de negociación de la renovación del acuerdo de uso del estadio Los Cármenes, extinto desde hace algunas semanas, sin que por el momento se haya llegado a ningún acuerdo y con las partes muy distanciadas, sobre todo en el aspecto económico.