Liga - Una llamada casi lleva a Messi al Madrid

Horacio Gaggioli, primer representante de Leo Messi en España, ha desvelado que el astro argentino pudo acabar en el Real Madrid: "Hicimos alguna llamada al Real Madrid y al Atlético, pero no se concretó nada". Finalmente, el de Rosario acabó en el Barcelona, club en el que se ha convertido en uno de los mejores jugadores de la historia.

"Cuando lo vi bajar del avión, tan bajito y tan delgado, pensé que me había metido en un lío al organizar la prueba con el Barça", así recuerda Horacio Gaggioli, el primer agente de Leo Messi en España, la llegada del astro argentino a España en un reportaje de XL Semanal. El representante desvela que el '10' azulgrana pudo acabar en el eterno rival: "Hicimos alguna llamada al Real Madrid y al Atlético, pero no se concretó nada y finalmente cerramos la cita con el Barcelona".

Messi transmite una enorme tranquilidad a los que le rodean, tanto dentro como fuera del campo. Sebastián Verón, que compartió habitación con él durante el Mundial de Sudáfrica, recuerda una de las anécdotas: “Sólo lo vi nervioso una vez. Fue antes del primer partido con Grecia cuando Maradona le ofreció el brazalete de capitán, pero no era la responsabilidad del liderazgo lo que lo incomodaba, sino que tenía que dar un discurso ante sus compañeros”.

En la actualidad el éxito rodea la figura de Leo Messi, pero no todo han sido buenos momentos. Su hermana Marisol, que decidió volver a Rosario al no adaptarse a Barcelona,.desvela cómo hay que tratarle cuando las cosas no funcionan: "Si le va mal, es mejor no hablarle. Cuando está así, yo le cojo la mano".

Uno de esos difíciles momentos fue durante los tratamientos con hormonas de crecimiento. Lucas Scaglia, uno de los mejores amigos de Messi, revela la fortaleza del argentino: "No lloró nunca". Ambos compartieron equipo en las categorías inferiores del Newell's Old Boys: “Lo conozco de siempre. Es un gran jugador y mejor persona”.

En el colegio, todos los compañeros eran consciente de la calidad que atesoraba Leo Messi y le querían en su equipo, tal y como reconoce su amiga Cintia Arellano: "En el recreo, todos se peleaban para que Leo jugara en su equipo". "En los exámenes, me daba un golpe en la silla y me pasaba un papelito para que yo le pusiera las respuestas", confiesa Cintia.