Liga - El Mallorca trae el peor recuerdo a Florentino

El 27 de febrero de 2006, pocas horas después de caer derrotado en Son Moix, el presidente del Real Madrid tomó su decisión más difícil. Florentino Pérez presentó su dimisión y aseguró haber "maleducado" a los jugadores. Ahora, vuelve a Mallorca con un equipo que no pasa por su mejor momento tras la derrota en Dortmund.

El Real Madrid no pasa por un buen momento tras su derrota en Champions ante el Borussia. En Liga, la situación no es mejor situado a ocho puntos de Barcelona y Atlético de Madrid tras solo ocho jornadas disputadas. En esta tesitura, el equipo blanco visita un estadio que trae a la mente de Florentino su peor recuerdo como presidente.

La última victoria del Mallorca en su estadio ante los blancos desembocó en una de las mayores crisis que ha vivido la institución madridista en los últimos años. El 26 de febrero de 2006, el conjunto bermellón derrotaba al Real Madrid por 2-1 en medio de un diluvio. Pisculichi, de penalti, y Arango neutralizaron el tanto inicial de Sergio Ramos.

Ese Real Madrid, al igual que el actual, venía de caer derrotado en Champions. En su caso, en la ida de los octavos de final ante el Arsenal por 0-1. El Mallorca llevaba cuatro meses sin ganar en casa y la derrota en Son Moix fue la gota que colmó el vaso. López Caro, que había sustituido a Vanderlei Luxemburgo, era incapaz de cambiar la dinámica del equipo y Florentino tomó una decisión drástica.

Florentino Pérez convocó una rueda de prensa al día siguiente para anunciar su dimisión como presidente del Real Madrid. "El club necesitaba un revulsivo. Hemos cambiado a muchos entrenadores y ya sólo queda que yo me vaya. Soy un tapón que era necesario quitar", esa fue la razón que dio para abandonar el club. Fernando Martín tomó el testigo.

También dedicó duras palabras a sus futbolistas: "He maleducado a los jugadores. Después de tantas veces que les hemos dicho que eran los mejores del mundo, han terminado confundidos. Este proyecto que ahora termina lo he protagonizado mucho. Y quizás tenga, como es obvio, demasiadas servidumbres con los jugadores para hacer una renovación.".

La última derrota

Desde aquella debacle en febrero de 2006, el Real Madrid no ha vuelto a caer en territorio balear. Una temporada después, Reyes ponía el definitivo 0-1 en el marcador tras un golpeo de falta. Con Schuster en el banquillo, los blancos lograron un valioso empate. Ramos, Robben y Huntelaar redondearon la victoria por 0-3 del año siguiente. Una victoria por 1-4 en la 09/10 y un empate sin goles para abrir la Liga en la 10/11 fueron los siguientes partidos. La última visita se saldó con victoria por 1-2 tras el agónico tanto de Callejón.