Liga - Portugal aleja a CR7 del Balón de Oro

El máximo galardón individual del mundo del fútbol se acerca, y los principales candidatos apuran sus opciones en cada partido. En el último envite de selecciones entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo, el del Madrid salió claramente perdiendo tras sus dos fiascos con Portugal.

Después de tres ediciones consecutivas con Messi como ganador, esta vez el FIFA Balón de Oro se presenta más apretado que nunca, por lo que cada actuación puede inclinar la balanza entre uno u otro jugador. Durante la Eurocopa, Ronaldo recordó el rendimiento de Argentina en Copa América tratando de buscar la diferencia en el apartado de selecciones, pero unos meses después todo ha cambiado.

Muchos quisieron ver en el último Clásico un duelo directo entre Cristiano y Messi, pero acabó en tablas. Ambos hicieron un doblete y el partido acabó con empate a dos, por lo que quedó en combate nulo. Tras aquel partido, llegó un parón de selecciones (el último antes de la entrega del premio) donde su particular batalla ha pasado más inadvertida. Pero haciendo balance, Messi ha ganado la partida, y por goleada.

Una semana para olvidar

Portugal tenía la obligación de sacar algo positivo de su visita a Rusia -su gran rival en el grupo- y ganar a Irlanda del Norte, pero el resultado no ha podido ser más desastroso. Antes de viajar a Rusia, ambas selecciones lideraban el grupo F de la clasificación con seis puntos; pero tras dos partidos, Rusia se ha escapado con 12 puntos y Portugal solo es tercera con 7.

En medio, dos desastres lusos: El primero ante la propia Rusia, cayendo en el estadio Luzhniki por 1-0 con un Cristiano bastante desaparecido. Una derrota que obligaba a Portugal a no fallar para jugarse la primera plaza en el encuentro de vuelta. Sin embargo, cuatro días después, los hombres de Paulo Bento no pudieron pasar del empate a la débil Irlanda del Norte.

El partido estaba preparado como una fiesta para celebrar el centenario de internacionalidades de Cristiano Ronaldo, que contó con un bonito regalo al comienzo del encuentro. Pero la felicidad terminó ahí. Noventa minutos después, Portugal prácticamente adiós a la posibilidad de llegar a Brasil como primera de grupo, y la prensa lusa se cebó con su héroe.

Por fin profeta en casa

Todo lo contrario es lo que ha vivido Messi en su último viaje a Argentina. Ya antes de jugar recibió todo el cariño de sus compatriotas, e incluso tuvo que renunciar a ciertos privilegios para sentirse uno más de sus compañeros; pero en cuanto saltó al campo se transformó en el jugador que su país quiere ver, el mismo que ve en el Barça.

Ante Uruguay, uno de los rivales más directos de la albiceleste, Messi dio un recital espectacular, en el que incluyó una obra maestra heredada de uno de sus grandes ídolos. El país era un clamor en su favor y Messi estaba más feliz que nunca, pero en el partido de Chile lo acabó reafirmando.

En otro partido durísimo celebrado en Chile, Messi tuvo que sacar lo mejor de su repertorio para lograr una ajustada victoria que sitúa a Argentina en cabeza del grupo de la Conmebol, e incluso vivió un divertido episodio en el descanso del partido, cuando uno de los jueces de línea le pidió que se sacara una foto con él.

En total, Argentina ha sacado seis puntos de seis posibles, con tres goles en dos partidos y erigiéndose en el auténtico líder de su selección en ambos compromisos. En el extremo opuesto se encuentran Portugal y Cristiano. Un punto de seis posibles, 180 minutos sin ver puerta y los reproches de un país que siempre ha sido su mejor valedor en la pugna por el galardón.

Todavía queda tiempo para hacer méritos y cualquiera de los dos -incluso otros jugadores como Xavi o Iniesta- pueden hacerse con el premio. Pero está claro que si dependiese de los últimos partidos disputados con sus respectivas selecciones, Cristiano no tendría ninguna oportunidad. Por suerte para él se evalúa un año completo, aunque es innegable que las actuaciones recientes pueden convencer a los últimos indecisos.