Liga - Tito vuelve al escenario de la última exhibición de Pep

Guardiola había anunciado su marcha del banquillo azulgrana unos días antes y sus jugadores homenajearon al de Santpedor con una escandalosa goleada. El Barcelona derrotó por 0-7 al Rayo en el Teresa Rivero, un campo que los azulgranas vuelven a visitar con un nuevo inquilino en el banquillo.

El Barcelona visita este sábado Vallecas, un escenario que fue testigo de la última gran goleada conseguida por el 'Pep Team'. Los de Tito Vilanova llegan al Teresa Rivero en un momento dulce, líderes en Liga y Champions. Hace unos meses, concretamente el 29 de abril de 2012, la situación era antagónica. El conjunto azulgrana venía de ser eliminado en Champions, mientras en Liga el alirón del Real Madrid era cuestión de tiempo. Además, esa misma semana, Guardiola había anunciado su marcha del equipo.

Los pupilos de Guardiola reaccionaron ante las adversidades de la mejor manera posible, con una goleada de escándalo que sirvió de homenaje a su entrenador. El Barcelona derrotó por 0-7 al Rayo con goles de Thiago, Keita, Rober en propia puerta y sendos dobletes para Messi y Pedro. Los futbolistas azulgranas ofrecieron una lección de amor propio y retrasaron el alirón del Real Madrid, que tuvo que esperar a su siguiente partido ante el Athletic para coronarse como campeón de Liga.

El partido ante el Rayo también sirvió para que Valdés asegurara su cuarto Zamora al no disputar el encuentro. Guardiola dio entrada a Pinto, que días después disputaría la final de Copa ante el Athletic. Messi hizo dos goles que situaron al argentino con 43 goles en su particular lucha con Cristiano por el 'Pichichi', un duelo que finalmente cayó del lado del portugués. Afellay, lesionado desde septiembre por una rotura en los ligamentos cruzados, fue el otro protagonista del choque cuando el de Santpedor decidió darle entrada en el campo.

Un nuevo hito

El Barcelona no conseguía un 0-7 desde la temporada 62/63, cuando endosó esa goleada al Málaga. Ese fue uno de los últimos hitos de Guardiola al frente del banquillo azulgrana. El propio Pep bromeó con su marcha en la rueda de prensa previa al partido: “Han entrenado como bestias, no los veo muy afectados”. Sus futbolistas demostraron el cariño que profesaban hacia su técnico con una exhibición, que Tito Vilanova presenció desde el banquillo a pocos centímetros de su antecesor.