Liga - Villa, el Casillas de Tito

El delantero asturiano es el máximo goleador en la historia de Selección española, pero no le da siquiera para ser titular en el equipo de Vilanova. Pero no se trata su caso como la suplencia de Casillas ante Adán.

Villa fue campeón del mundo en Suráfrica 2010 y de la Eurocopa de Naciones en Austria-Suiza 2008 con España. También fue campeón de Europa como azulgrana, con un golazo desde fuera del área, ante el Manchester United en Wembley 2011. Y del Mundial de Clubes hace poco más de un año en Tokio.

Pero no pudo festejar como los demás. Se rompió la tibia por estrés, en una dramática escena de quebrantamiento de hueso que dio la vuelta al mundo en formato telediario. Hasta pudo poner en peligro la pierna entera con la presurización en cabina cuando voló casi de inmediato hasta Barcelona para ser operado.

Meses y meses de rehabilitación, carrera contra el reloj no ganada para llegar a la fase final de la Eurocopa en Polonia y Ucrania con la Roja y el retorno a los terrenos de juego con el Barça, por sí solo el mayor triunfo del esfuerzo personal de Villa por volver a sentirse futbolista de élite y cantar goles, su profesión, que el Guaje es un crack en esto del oportunismo.

Aunque cuando comienza 2013 resulta que a Jose Mourinho se le atiza por la que se considera prácticamente por unanimidad una barbaridad, la de sentar a Iker Casillas y poner a Antonio Adán en su lugar. Y David Villa, ¿seis partidos consecutivos suplente? ¿No debería ser considerado Villa el Casillas de Tito?

Pues algo sí que lo es, aunque también es cierto que la competencia que tiene en el Barça para jugar en la delantera que lidera Lionel Messi sí está más contrastada que la figura del canterano Adán en el Madrid de Mou. A saber, Villa tiene que compartir minutos con Pedrito, Alexis, Cesc, Tello y hasta Iniesta a falta del lesionado Cuenca. Muchos y buenos, diversas alternativas que disfruta Vilanova en lo que es el mejor arranque del Barça en la historia del Campeonato Nacional de Liga.

Los números le acompañan

No obstante, los números en forma de goles siempre han acompañado de la mano a Villa, un excepcional rematador, un finalizador de los demás que en el Barça, y la misión ahí se complica, debe además nutrir de balones de gol al gran acaparador, el jefe Messi. Y el argentino no ha dudado con aspavientos en criticar en plenos partidos determinadas decisiones en juego del internacional asturiano. Así hasta que Villa es ya suplente casi oficial con Vilanova pese a sus nueve goles marcados en las distintas competiciones, ocho más que el chileno Alexis Sánchez.

Y que Villa no cuente tanto en el Barça, pese al profesional silencio de asunción de la nueva faceta por parte del delantero, supone que muchos otros clubes sueñen con contratarlo pese a la gravísima lesión de la que salió a la vuelta del verano. Se ha citado a Chelsea, Manchester City y al Arsenal (15 millones ofrecería al Barça para ficharlo en este mercado invernal) y al propio Valencia como posibles destinos.

Así que si el Bernabéu ovacionó a Casillas y silbó a Mourinho, lo mismo hizo el Camp Nou con Villa (no así con Tito) contra el Espanyol cuando empezó a hacer ejercicios de calentamiento y también al sustituir a los 65 minutos a Cesc.