Loeb se asegura un nuevo triunfo en Argentina

Sebastien Loeb (Citroen) sigue líder del rally de Argentina, quinta cita del año, tras la disputa de la segunda etapa, con una ventaja de sólo 7,2 segundos sobre su compañero el finlandés Mikko Hirvonen quien ya se resigna a ser segundo.

En tercera posición queda el español Dani Sordo quien a 1:46.9 ya solo piensa en mantener el puesto de podio y sumar el máximo número de puntos para el equipo Ford con el que corre en Argentina ante la ausencia por lesión del finlandés Jari-Matti Latvala. Sordo salió con sólo treinta segundos de desventaja con Loeb, pero no fue capaz de mantener el ritmo de los mejores.

Pese a todo, el más rápido fue el noruego Petter Solberg (Ford) quien tras su abandono del viernes y su vuelta a la competición según la modalidad Rally 2, se encuentra en plena remontada buscando sumar el máximo de puntos al final del rally.

Loeb e Hirvonen comenzaban el día separados por sólo una décima de segundo. Ambos tenían libertad desde el equipo para luchar por la victoria. El primero porque es el líder de la escuadra, el postulado para luchar por el título de pilotos, y el segundo porque fue excluido en Portugal, donde había conseguido la victoria, a causa de la incorporación de piezas antirreglamentarias en su coche.

En la primera mitad de la jornada los dos buscaron los mejores tiempos en los tramos. El primero fue para Loeb, los dos siguientes para el finlandés. Al paso por el parque cerrado a mitad del día sólo 2.1 segundos les separaban. Y fue en ese momento en el que surgieron las órdenes de equipo para asegurar un doblete tan importante para Citroen en su lucha por el título de constructores.

A partir de ahí rebajaron el ritmo, se dedicaron a cubrir los kilómetros sin riesgos, y dieron paso a Solberg para que marcara los mejores tiempos en su búsqueda de la remontada. Además, Sordo, que salía con opciones de luchar por la victoria, demostró desde muy pronto que no podía seguir su ritmo, que se había equivocado con la elección de neumáticos, y que prefería asegurar el podio, puesto que el noruego Mads Otsberg (Ford) que era cuarto, perdía aún más tiempo, por lo que no le acosaría por el último peldaño del podio.