Madrid y el partido de los 2'5 millones

¿Qué hace el Madrid en Kuwait, a 6.000 kilómetros de la capital, con todas sus estrellas y apenas unos días después de haber terminado la Liga en España? La respuesta la tienen los 2'5 millones que la Federación kuwaití pagará al club por un amistoso.

Las últimas veces que Kuwait ha sonado con fuerza a nivel futbolístico en el mundo fue cuando, en un tramo de apenas 12 meses, fue sancionada dos veces por la FIFA por las intromisiones, aún no aclaradas, de su gobierno en la Federación de fútbol del país. De ahí que, para volver a ponerse en el plano, los árabes se hayan rascado el bolsillo para invitar a un Real Madrid agotado, al que pagaran 2'5 millones por un amistoso... O no.

Y es que, según se ha publicado en algunos foros del país, tal y como cuenta Hussam Barakat de Eurosport Arabia, el amistoso puede ser una mera excusa para llevar a las principales estrellas del país a hacerse fotos con los hijos y nietos de una conocida empresaria kuwaití. De ahí que Mourinho se ha visto obligado a llevar a toda su primera plantilla por contrato, teniendo algunas de sus estrellas principales que jugar 'por decreto' un mínimo de 60 minutos, por lo que jugadores como Cristiano Ronaldo, Ramos, Iker o Benzema, con más de 50 partidos a sus espaldas esta temporada, tendrán que hacer un esfuerzo extra en el Kalifan Stadium a cerca de 35º a la hora del partido (20:15 local, 19:15 en España).

El incidente de Zorrilla, 1982

Los ecos futboleros que llegan de Kuwait están archivados en la memoria de los que más tiempo tienen para dedicar a ese 'otro fútbol', aún por explotar. Actual número 86 en el ránking FIFA (por detrás de Jordania, Guatemala, Haití o Guinea), Kuwait, campeona de Asia en 1980, sólo ha participado en un Mundial (España, 1982), donde saltó a la fama por el incidente con el jeque Fahid Al Ahmad Al Sabah.

En el encuentro de fase de grupos que enfrentaba a los kuwaitíes con la Francia del Platini jugador, los árabes encajaron un gol fruto de un silbido desde la grada del estadio de Zorrillla (Valladolid), que el árbitro dio por válido. Esto provocó la ira del jeque, que bajó al césped, donde la Policía Nacional tuvo que prepararle un pasillo improvisado, y allí 'dialogó' con el árbitro para que anulara el tanto. Pocos años después, el propio Al Sabah sería asesinado por las tropas iraquíes, enviadas por Sadam Hussein, que invadieron su país en la Guerra del Golfo.

Y ahí va el Madrid, a devolver ese fútbol a escena.