Makhloufi se lleva los 1.500 tras ser amnistiado

El atleta argelino Taoufik Makhloufi, recalificado para la final olímpica de 1.500 por los delegados técnicos, destrozó a los favoritos con un cambio demoledor a 300 metros de la meta que le dio el triunfo con 3:34.08, por delante del estadounidense Leonel Manzano y el marroquí Abdalaati Iguider.

24 horas antes de que se tomase la salida, Makhloufi estaba fuera de la final de 1.500. El juez de carrera de la primera ronda de 800 decidió descalificarlo por entender que no había prestado su esfuerzo de buena fe, al abandonar su serie cuando sólo había recorrido cien metros.

La Federación Argelina alegó que Makhloufi se había retirado para no agravar sus molestias en una rodilla, en vísperas de la final de 1.500, y los delegados técnicos, a la vista del informe médico, decidieron readmitirlo. Gracias a esa decisión, se ha convertido en campeón olímpico y con una superioridad insólita cuando se enfrentaba a atletas de tanto peso en la historia reciente.

Desastre de Kenia

El keniano Asbel Kiprop, campeón mundial, que pretendía emular al presidente del Comité Organizador de Londres 2012, Sebastian Coe, revalidando su título olímpico, quedó descartado de la lucha por las medallas en la penúltima vuelta y acabó duodécimo y último.

Kiprop había impresionado hace dos semanas en la reunión de Mónaco con un tiempo de 3:28.88 (primer registro por debajo de 3:29 en ocho años), pero por si acaso fallaba, Kenia contaba en la recámara con Silas Kiplagat, subcampeón mundial, y Nixon Chepseba. En teoría no era descartable un triplete, inédito en 104 años, y sin embargo Kenia no pasó del séptimo puesto de Kiplagat.

Chepseba y el bahrainí Belal Mansoor Alí, hombro con hombro, marcaron la pauta en las primeras vueltas: 58.30 el 400, 1:58.63 el 800. La carrera discurría sin novedad hasta que el propio Chepseba empezó a forzar la máquina a 600 del final.

Kiprop empezó a sufrir en el penúltimo paso por la recta principal. Poco después del toque de campana, Makhloufi tomó posiciones en cabeza y a 300 metros del final cambió bruscamente para ganar con insultante facilidad precediendo al estadounidense Leonel Manzano (3:34.79) y al marroquí Abdalaati Iguider (3:35.13). EFE