Los canteranos con peor suerte del Madrid

En la época de los "Zidanes y Pavones" se preveía que la cantera madridista daría muchas jóvenes estrellas con las qué Florentino contaría para su faraónico proyecto formado por cracks mundiales. Años después casi todos esos jugadores han fracasado.

El Real Madrid sigue fallando en su política de cantera. La salida de la que se consideraba una de las estrellas del Castilla, Dani Carvajal, y la más que probable futura venta del punta Joselu pone en entredicho la utilidad que le da el club de Concha Espina al esfuerzo de los jóvenes para subir a Segunda división. Los jugadores parecen no tener sitio en la primera plantilla, lo que les hace buscar el éxito fuera del Madrid. Cuando se habla de la cantera, se recuerdan los casos de Mata, Borja Valero, Negredo, Javi García o Juanfran entre otros, es decir, los que triunfaron. Pero no todos son así. Hubo una generación llamada a ser titular del Madrid que ganó la octava y que, a día de hoy, juegan en equipos pequeños o directamente lo tuvieron que dejar.

"Zidanes y Pavones"

La llegada de Florentino Pérez al Madrid cambió la manera de ver el fútbol en España. A golpe de talonario, el presidente fichaba a cracks mundiales con los que pretendía devolver al conjunto blanco a la élite del fútbol. En una época en la que las estrellas del Real se combinaban con la ilusión de la cantera representada por jóvenes como Raúl, Guti o Casillas, el dirigente estableció un eslogan que marcó su política de fichajes, los "Zidanes y Pavones", es decir, la unión de superestrellas mundiales con futbolistas formadas en las categorías inferiores.

Paco Pavón fue el jugador que le dio nombre a ese proyecto. El central, tras unas muy buenas intervenciones tras su debut en Primera, representaba el sueño de los más jóvenes, que veían en él la capacidad de llegar a jugar con sus ídolos. Sin embargo, y a pesar de las intenciones, el proyecto de Florentino Pérez fracasó estrepitosamente debido a que se olvido de incluir la clase media en el equipo.

Con el tiempo, además, los pavones también dejaron de contar para el club. La marcha de Del Bosque, tras no ser renovado por utilizar unos métodos "anticuados", y la sensación de convertirse en un equipo que no encontraba su identidad en el campo, acabó con el proyecto. Pavón, en esta época, estuvo acompañado de jugadores que, al igual que él, no triunfaron en el mundo del fútbol. Mejías, Portillo, Tote, Valdo o Miñambres no pudieron aprovechar esta fama efímera. Otros, como Arbeloa, Javi García y Juanfran si han conseguido triunfar en equipos de primer nivel.

Pavón, Tote, Portillo y una lista interminable de jugadores que no triunfaron

En el mismo año de los "Zidanes y Pavones" llegaron al primer equipo Pavón, Tote, Rivera, Miñambres y Raúl Bravo. Se esperaba mucho de todos estos jugadores formados en la cantera blanca, pero todo quedó en agua de borrajas. Pavón fue el más importante de todos ellos, pero tras convertirse en un habitual del banquillo se marchó al Zaragoza en el año 2007. A día de hoy, está sin equipo. Raúl Bravo también tuvo minutos en el Bernabeu, pero varios errores suyos le costaron las críticas de la afición y se tuvo que marchar cedido al Leeds. La pasada temporada estuvo en el Rayo, donde pasó sin pena ni gloria. Mejía, que llegó más tarde proveniente del Castilla y también gozó de oportunidades durante cuatro temporadas, tampoco triunfó en el club blanco.

De Portillo y de Tote también esperaba mucho la afición y, como los anteriores, no lograron destacar en el Real Madrid, donde se les consideró eternas promesas. Tras una serie de cesiones, ambos jugadores acabaron abandonando el equipo. En la actualidad, Tote es una de los jugadores claves del Hércules. Portillo, en cambio, acaba de rescindir su contrato con Las Palmas y está sin equipo.

Valdo, extremo clave esta temporada en el Levante, y Borja, recién ascendido a Primera con el Dépor, también se marcharon por la puerta de atrás. De Balboa, ecuatoguineano del Castilla, se esperaba mucho en el Bernabeu. Venderlei Luxemburgo le dio sus primeros minutos, pero tras una cesión al Racing de Santander fue vendido al Benfica por tres millones de euros. El pasado verano fichó por el Beira-Mar, no siendo renovado y quedándose sin equipo. En la actualidad, los canteranos siguen sin hacerse un hueco en una primera plantilla cada temporada más competitiva y sólo Morata parece tener ficha para la próxima temporada. La maldición de los "Zidanes y Pavones" sigue viva.