Marina Alabau acaricia el primer oro español

A falta de la última y decisiva regata, a la española le basta con ser séptima para conseguir subirse a lo más alto del podio en RS:X. Sin embargo, la matemática aún no le garantiza medalla, por lo que la Medal Race lo decidirá todo.

La regatista Marina Alabau buscará en las aguas de Weymouth, en la clase RS:X, el primer oro para España en los Juegos de Londres 2012, que además sería la primera medalla en la modalidad de tablas que se suma a la fructífera historia de la vela olímpica nacional. La windsurfista sevillana, pentacampeona europea y que en los pasados Juegos de Pekín 2008 quedó cuarta, conoce bien los campos de regatas de Weymouth, donde se proclamó campeona de mundo en 2009, por lo que desde el inicio de la competición olímpica no ha dejado respirar a sus rivales.

En esta localidad a unos doscientos kilómetros de Londres, la española ha logrado también la plata en el torneo test de los Juegos que se disputó hace un año, el primer puesto en 2011 en la 'Skandia Sail for Gold' y la plata en esta mima regata de este año, por lo que regatea con toda confianza. Inició el torneo con un segundo, repitió después tres primeros consecutivos, hizo un quinto, otro segundo, dos terceros y su peor resultado un séptimo, al que se le añadió un punto más de penalización por rebasar en la octava manga una baliza del campo de regatas.

No ha dejado la primera posición de la general en ningún momento pero, paradójicamente, a falta de la regata por las medallas, aún no tiene asegurado ni la medalla de bronce. La sevillana acumula 24 puntos, seguida de la que siempre pronosticó como su principal rival, la israelí Lee-El Korsiz, quien suma catorce puntos más. Igualada a puntos con la israelí está en la tercera plaza la finlandesa Tuuli Petaja, regatista que ha progresado mucho este año y medio bajo el entrenamiento de otro sevillano, Curro Manchón, hermano de Blanca, otra de las mejores windsurfistas del panorama mundial que se quedó fuera de los Juegos en dura pugna con su paisana Marina.

La alemana Moana Delle, cuarta con 39 puntos, está ahora a uno de los puestos de podio y se ha colado ahí por delante de la polaca Zofia Noceti-Klepacka, que, según los pronósticos de la propia Alabau, era una de la claras favoritas a medallas. Lo apretado de la clasificación, que aparentemente deja las cosas muy abiertas para el 'Match Race', puede beneficiar mucho los intereses españoles, pues la pelea por la plata y el bronce debe derivar en una regata muy táctica de marcajes y dejar por imposible a Marina.

Así ya lo ha señalado la regatista del Club Náutico de Sevilla a la conclusión de la última regata, aunque también ha sido cauta y no ha querido lanzar las campañas al vuelo. A Marina le valdría para llevarse el oro un séptimo puesto en esta regata de diez participantes, en la que, a diferencia de las anteriores, la posición puntúa el doble. La española, después de un período olímpico en el que ha acumulado mucha experiencia, fortaleza física y mental, mañana podría encontrar la recompensa al sacrificio y la constancia con un oro que sería el mejor regalo por adelantado para cuando el 31 de este mes cumpla 27 años.