Liga - Lo que más preocupa de Cristiano al Madrid

En el Real Madrid están preocupados por el estado físico de Cristiano Ronaldo. Su sustitución por lesión ante el Granada y la convocatoria de Portugal traen a la memoria la situación vivida en 2009, donde el astro portugués estuvo casi dos meses sin poder jugar con la elástica blanca.

Los ríos de tinta surgidos de la confesa infelicidad de Cristiano Ronaldo han encendido las alarmas en el conjunto de Jose Mourinho, dejando en un segundo plano una cuestión mucho más preocupante. El luso se tuvo que retirar sustituido en el encuentro ante el Granada tras marcar un doblete, y su ausencia en los entrenamientos con Portugal ha aumentado la preocupación.

En la mente del Bernabéu está lo sucedido tres años atrás, en la primera temporada de CR7 en el Real Madrid. Cristiano vivió un calvario de 55 días de duración que comenzó el 30 de septiembre en el encuentro de Champions League ante el Olympique de Marsella. Una entrada del defensor senegalés del conjunto galo, Souleymane Diawara, le produjo un esguince en el tobillo con edema que se terminaría agravando.

Portugal salió caro...

Aquel día vivió uno de sus peores momentos como madridista. Sin embargo, quiso forzar para ayudar a su selección frente a Hungría, en un partido en el que Portugal se jugaba su acceso a la decisiva repesca -que terminaría ganando ante Bosnia-, con la clasificación para el Mundial de Sudáfrica en juego. El partido era el 10 de octubre, once días después de la lesión, pero Ronaldo recibió el alta dos días antes.

Un alta que, a tener de lo sucedido contra Hungría, pudo ser precipitada. Cristiano solo duró 27 minutos sobre el césped y tuvo que ser sustituido por Nani. Portugal ganó 3-0 y encarriló su pase a la repesca, pero el riesgo que asumió Ronaldo le costó un mes más de baja. Regresó el 25 de noviembre ante el Zurich, por lo que estuvo casi dos meses sin jugar con el Madrid, que notó claramente su ausencia.

...y el Madrid le echó de menos

En total, se perdió seis partidos de Liga, incluyendo una derrota ante el Sevilla y un empate frente al Sporting; los dos encuentros de Champions ante el Milan, que se saldaron con un empate en San Siro y una derrota en el Bernabéu; y para colmo, la sonrojante eliminatoria del 'Alcorconazo', con el 4-0 en contra de la ida y la insuficiente victoria por la mínima en la vuelta.

Diez partidos sin Cristiano con un bagaje desolador: Cinco victorias -incluyendo una totalmente infructuosa-, dos empates y tres derrotas, incluyendo la más sonrojante de la historia reciente del Real Madrid. Con estos números, y teniendo en cuenta que hasta estando triste marca goles a pares, resulta de lo más normal que la preocupación del Bernabéu no sea tanto el estado anímico de Ronaldo, sino su estado físico.