Milagro, victoria y liderato para Alonso

Fernando Alonso se ha impuesto en el Gran Premio de Europa de F1 celebrado en Valencia tras culminar una espectacular remontada desde la undécima posición de la parrilla. Segundo fue Kimi Raikkonen y tercero Michael Schumacher, mientras que Lewis Hamilton y Sebastian Vettel tuvieron que abandonar.

"El podio es imposible". Así de tajante se mostraba el bicampeón del mundo de la F1 tras quedarse fuera de la Q3 por cuatro milésimas, lo que le colocaba undécimo en parrilla. Remontar y sumar el máximo número de puntos posibles era el objetivo. Alonso quería dar espectáculo ante su público y minimizar los daños de cara a la clasificación general, donde sus dos principales rivales (Vettel y Hamilton) partían desde la primera fila.

Ya desde la salida, Alonso consiguió poner en pie a todos los aficionados que se habían dado cita en Valencia para disfrutar de la F1, como si quisiera compensarles por la decepción que se habían llevado apenas 24 horas antes. Recuperó tres posiciones entre la arrancada y las primeras curvas y se encontró pegado a Hulkenberg, pero tardó unas cuantas vueltas en superarle para colocarse séptimo. Y sin apenas disfrutar del adelantamiento se puso sexto rebasando a Maldonado.

Antes del primer 'pit stop' Alonso ya había recuperado cinco posiciones, pero parecía imposible remontar otras cinco. Ya había asegurado un buen puñado de puntos, y podía centrarse en soñar con el podio. La parada en boxes era clave, decidió entrar más tarde y acertó de pleno. Un gran repostaje de Ferrari le permitió salir por delante de Raikkonen y Kobayashi, colocándose virtualmente cuarto.

Suerte y talento de campeón

El talento de Alonso le llevó de la undécima a la cuarta plaza, pero para ganar una carrera en la F1 partiendo desde la sexta fila de parrilla hace falta un punto de suerte. Y esa suerte llegó en forma de Safety Car, que salió después un toque entre Vergné y Kovalainen, haciendo que todos los equipos entraran a boxes a realizar su última parada.

Ahí recuperó otra plaza más. Los mecánicos de McLaren sumaron otro borrón a su nefasta temporada y dejaron a Alonso en plazas de podio. Cuando se fue el Safety Car, aprovechó para atacar a Grosjean y superarle con una maniobra espectacular que le colocaba segundo. Ya solo quedaba Vettel, lo más difícil de todo.

Pero era un día reservado a las hazañas, y semejante remontada no podía acabar en el segundo escalón del podio. Vettel se había escapado de inicio y llegó a tener la carrera en el bolsillo, pero con la llegada del coche de seguridad empezó su calvario, primero viendo reducida su ventaja a cero para finalmente comprobar cómo su coche le dejaba tirado.

Nuevo y destacado líder

Ya solo quedaba contener a los rivales, sobre todo a Grosjean, que estaba empeñado en convertirse en el octavo ganador distinto en la octava carrera del año. Alonso mantenía la ventaja entre las siete y ocho décimas, hasta que el Renault se paró, obligando al francés a abandonar. Esto dejaba a Hamilton segundo, con Raikkonen totalmente pegado.

McLaren y Renault confiaban en que la degradación de los neumáticos les permitiese aspirar a la victoria, pero Alonso controló la situación a las mil maravillas. Por detrás, 'Ice Man' superó a Hamilton y Maldonado llegó dispuesto a escalar al tercer cajón del podio, pero se acabó estrellando con el de McLaren, dejando la tercera posición para un Michael Schumacher que no se lo podía creer. Mucho más atrás, De la Rosa finalizó en 17ª posición.

El resultado no pudo ser mejor: 25 puntos para Alonso y ninguno para Vettel y Hamilton, sus dos grandes rivales por el título. Ahora Alonso es líder con 111 puntos, 20 más que Webber, que tras finalizar cuarto en otra gran remontada ahora es segundo de la general. Hamilton queda a 23 puntos y Vettel a 26. El tercer título de la F1 está un poco más cerca.