Mireia conquista un nuevo récord y la final olímpica

Mireia Belmonte se clasificó para la final de los 200 metros mariposa con el cuarto mejor tiempo, en unas semifinales en la que la más rápida fue la estadounidense Kathleen Hersey, la única que pudo con la española en su carrera.

La otra española en esta prueba, Judit Ignacio, fue octava en la misma semifinal que Mireia y quedó eliminada con el decimoséptimo crono, 2:08.96, de todas las participantes. Esta será la segunda final olímpica de la nadadora de Badalona (Barcelona), de 21 años, tras la de los 400 estilos del primer día de competición.

"Haber conseguido una final olímpica -la segunda en la carrera- y el cuarto mejor tiempo no significa más que una satisfacción y nadar por la calle seis. ¿Una medalla? Va a ser muy difícil, hay mucho nivel y tendré que bajar un segundo mi mejor marca para estar en el podio", ha explicado.

Belmonte ha explicado que se ha ganado la calificación en los últimos cincuenta metros. "He nadado de menos a más, bastante bien, aunque me ha costado acabar en los últimos 25 metros, pero es normal porque todo el mundo sufre al final. He luchado mucho, he dado todo lo que he podido", ha dicho.

La badalonesa veía "muy difícil" conseguir el pase a la final. "Con las chinas y las norteamericanas había mucho nivel, pero me he demostrado que puedo estar con ellas y estar en mi segunda final olímpica", ha dicho.

Una de las claves en la mejora de su rendimiento lo justifica en que está "un poco más relajada" que el primer día. "Al principio estaba más agarrotada, ahora más tranquila, pero es normal. No estoy acostumbrada a nadar ante 18.000 personas, es un 'shock'", ha dicho.

Belmonte, que aún tiene por delante los 800 metros (el próximo jueves), ha explicado que recupera bien, gracias al trabajo de los fisioterapeutas y de su entrenador. "El cansancio del día anterior no sirve de excusa. Sé a lo que vengo", ha explicado.