Una modalidad de rugby algo 'asquerosa'

Un jugador de rugby australiano ha sido protagonista esta semana tras conocerse que se orinaba deliberadamente encima para disuadir a los oponentes de acercarse a él durante los encuentros. El comité rector, ante la falta de pruebas, ha eludido toda sanción a pesar de las protestas.

El asunto fue filtrado al 'Daily Telegraph' australiano después de que la comisión deportiva del distrito de Illawarra (IDRU) recibiese una protesta formal de un jugador del equipo de Avondale.

La queja alegaba que el jugador se orinó en sus pantalones durante el encuentro de la liga regional que le enfrentaba a los Vikings, cuyyos miembros comprendieron enseguida que la 'sucia' maniobra pretendía alejarles en lo posible de intentar derribarle o simplemente acercarse.

El presidente de los Vikings, Mark McDonald, escribió una enfurecida carta en la que instaba al organismo rector a abrir una investigación sobre el jugador, que de momento conserva su anonimato, y en la que se informaba que no era la primera vez y, bien al contrario, acostumbraba a hacerlo en todos los partidos.

Sin embargo el comité del IDRU ha terminado aceptando las palabras del jugador en las que defendía no haber hecho nada malo. "Él rechaza la acusación y es necesaria la presunción de inocencia", zanjaba el director del comité Peter Woods.