Motociclismo - Stoner se pasa a los coches y raja de MotoGP

Casey Stoner ha confirmado lo que era un secreto a voces. Por más que se llenó la boca diciendo que se iría a pescar, todo hacía pensar que su destino eran los V8 Supercars australianos, y así ha sido. Eso sí, no ha perdido la ocasión de dejar unas polémicas declaraciones sobre MotoGP.

Stoner dejó claros los motivos de su retirada de MotoGP: "Me desenamoré del motociclismo", sentenció. "Había una falta de respeto de mucha gente a este deporte, y no me gustaba la dirección que estaba tomando", explicó el australiano.

Igualmente, puntualizó que el fallecimiento de Simoncelli fue un punto de inflexión al respecto: "Perdimos a un piloto hace un par de años, y al cabo de un mes era como si no hubiese sucedido nada. Quieren ver tortazos y golpes sin darse cuenta que nuestras vidas están en juego. Somos marionetas de ese mundo que no tiene nada que ver con las carreras", se lamentó el bicampeón del mundo de MotoGP.

Sin embargo, en las declaraciones recogidas por 'The Telegraph', afirmó que "todo es posible" en referencia a un futuro regreso al motociclismo, pero con una serie de condiciones: "Si veo que la competición cambia radicalmente, hasta el punto de resultar interesante", comentó Casey; que se quejó también de la actitud de algunos aficionados de MotoGP: "Nos escupieron, intentaron tirarnos de los 'scooters' por el camino del 'motorhome' al garaje... Lamentablemente, no les gustaba mi honestidad", lamentó el australiano.

Unas declaraciones que coinciden con el anuncio de su llegada a las Dunlop Series, competición filial de las V8 Supercars, a bordo de un Holden Commodore. Disputará dos tercios del campeonato con la mirada puesta en la competición automovilística más imporante del país, la Bathurst 1000.