Mou desmiente los conflictos y no aclara el futuro de Ramos

El técnico del Real Madrid negó en rueda de prensa que hubiese conflictos en el seno del equipo y repaso la actualidad del conjunto blanco. Trato, entre otros, el nuevo rol de Sergio Ramos dentro del club y la no celebración de Casillas en el tercer gol ante el Manchester City.

Jose Mourinho volvió a negar los conflictos supuestamente ocurridos en el vestuario de las últimas semanas. El entrenador del Real Madrid mostró su desconocimiento de estos y afirmó: "¿Qué conflictos? No sé de que me habláis. Aquí no hay ningún conflicto".

La situación de Sergio Ramos, al detalle

El técnico blanco dio la rueda de prensa previa a los partidos de Liga y repasó la actualidad blanca de los últimos días. Uno de los temas calientes fue la ausencia en el once ante el City de Sergio Ramos, su central más utilizado. "No diré si Sergio Ramos jugará ante el Rayo porque nunca lo digo y los jugadores no lo saben", dijo. Además, también quiso defender el buen hacer de Pepe y Varane en el último encuentro: "Tanto Pepe como Varane hicieron un buen partido. Simple, fácil, con criterio en cada balón. Ninguno de los dos goles fueron culpa de los defensas. El primer gol fue una contra en el que los laterales estaban adelantados y los medios no estaban compactos. En el segudo, Kolarov ni siquiera quería marcar gol. Por eso, analizaría el trabajo de Pepe y de Rafa, pero prefiero hacerlo de un modo global".

Cuestionado otra vez por el estado de ánimo del de Camas, Mourinho contraatacó con una pregunta a los periodistas de la sala: "Yo os explicaría por qué no jugó Ramos, pero os hago una pregunta: ¿Por qué no se habla de Varane? ¿Por qué hace una semana no hablabais de la tristeza de Varane, de su frustración por no jugar? Ahora hace un buen partido y nadie habla de él. Explícame tú eso, y yo te explicaré con mucho gusto lo de Ramos. Tenéis la tendencia de hablar de quien no juega y no de quien juega. Siempre hay justificación para las cosas que hago, pero vosotros os olvidáis de los que juegan y hacen buenos partidos".

Preocupado por el equipo y comprensivo con Iker

También admitió que sigue teniendo dudas sobre sus jugadores al no encontrar una tendencia positiva: "Hemos alternado grandes partidos estando motivados con otros partidos negativos en los que no hemos dado la talla. Mientras no haya una serie de partidos jugando en sus límites, seguiré teniendo dudas". Y además, asumió su parte de culpa en los resultados de su equipo: "Cuando mi equipo no estaba bien, era culpa mía; si responden positivamente, es por los jugadores. Si ellos han encontrado esa motivación es mérito suyo y así debemos continuar".

Además, quiso echarle una mano a Casillas y defenderle por no celebrar el gol que le dio la victoria al Real Madrid ante el Manchester City: "Cada uno reacciona como reacciona. Hay goles en que yo no me levanto y en ese partido hice lo que hice. Con los jugadores y la afición pasa lo mismo. La clave es marcar, ganar y lograr el objetivo. Da igual celebrarlo o no, la elegría es la misma".

El objetivo: Ganar en Vallecas

Mourinho reconoció que le preocupa medir sus aspiraciones al título en Vallecas, campo donde ya pasaron complicaciones el año pasado: "Vallecas es de los peores estadios para resurgir. El año pasado fue muy complicado pero ganamos. No me espero un partido fácil. Además, escuchas a los jugadores del Rayo entiendes que están motivados y no les vale ni el empate. Cada partido es difícil y hay que respetar a todos los rivales".

Finalmente, mandó un mensaje de apoyo a la afición, a la que ha criticado en muchas ocaciones: "Parece que el Estadio de Vallecas no se llenará. Quedan 5.000 entradas por vender. Se juntan cuestiones culturales españoles de no seguir al equipo fuera de casa con aspectos económicos y sociales como la crisis. Respeto esta situación".