Mourinho reconoce lo que más amarga su vida

El técnico portugués del Real Madrid, José Mourinho, ha reconocido en una entrevista concedida a la cadena estadounidense CNN que su vida social está muy lejos de ser perfecta. Mourinho es consciente de las pocas simpatías que su personalidad despierta por su ambición de "ganar".

En una entrevista personal concedida a la cadena CNN Mourinho ha dejado claro que le disgusta el cariz que posee su vida como figura pública. El técnico portugués admite en la cadena estadounidense que su tarea principal es ganar y no divertirse, y que por ello las ruedas de prensa "forman parte del partido".

Mourinho es consciente de no despertar excesivas simpatías, motivo por el cual no ha tenido reparo en confesar: "No me gusta mi vida social". Según añadía, eso le genera situaciones nada agradables: “Si voy a un partido de mis hijos la gente querrá hacerse fotos y pedirme autógrafos. Habrá gente que me insulte, gente que insultará a mi hijo de doce años… Tengo mala reputación porque la gente no me conoce aunque cree que sí. La gente sólo conoce al entrenador y yo como entrenador no tengo que divertirme, tengo que trabajar para ganar. Luego divertirse puede ser una consecuencia de eso. Trabajo para ganar cada partido y los vivo todos como si fueran el último de mi carrera.

Asimismo el actual técnico del Real Madrid ha reconocido que no le "importaría volver a trabajar para Roman Abramovich", el dueño del Chelsea, para quien ya trabajó en su anterior etapa en Londres, y en un orden similar de cosas, en caso de fichar por el Manchester United, Mourinho dejó claro que allí le gustaría ser "el jefe".