Muere un mito que salvó varias vidas en la F1

El 'Profesor' Sid Watkins, el médico más conocido en el mundo de la Fórmula 1, ha fallecido a los 84 años de edad. Watkins estuvo en la F1 durante más de cuatro décadas como médico hasta su retirada en 2005, y después fue presidente del instituto de la Federación Internacional de Automovilismo.

Amigo personal de Ayrton Senna y una eminencia mundial en el campo de la neurocirugía, ayudó a salvar la vida de diversos pilotos como Gerhard Berger, Mika Hakkinen, Martin Donnelly, Erik Comas o Karl Wendlinger. Fue delegado médico y de seguridad de la F1 durante 26 años, y director del equipo médico 'on-track' de la competición, el primero en acudir en caso de accidente.

Gracias a su actuación se modernizaron los estándares médicos de la Fórmula 1, y hasta finales de 2011 fue el presidente de FIA Institute, pasando después a mantener un cargo honorífico. Watkins fue galardonado en 1996 con el premio Mario Andretti a la excelencia médica; y en 2002 recibió la Excelentísima Orden del Imperio Británico.