Sin Navarro ni Saras el Barça se basta

Las dos derrotas de pretemporada ante el Valencia Basket aleccionaron al Barcelona, que salió a la pista dispuesto a romper el partido por la vía rápida y la ventaja que adquirió en el primer cuarto la administró a lo largo del partido para luchar por conquistar su quinto trofeo.

Los valencianos no se dieron por vencidos, a pesar de ir siempre por detrás en el marcador, y mediado el último cuarto metieron el miedo en el cuerpo a los barcelonistas al igualar a sesenta el electrónico.

Fue un mero espejismo. Los azulgranas pisaron a fondo el acelerador y con un parcial de 17-3 impidieron que los naranjas pudiesen hacerse la más mínima ilusión de meterse en la final.

Pese a todo el Valencia tardó una eternidad en ceder finalmente el partido.

Y es que el último cuarto arrancó con un nuevo triple de Abrines que puso a los barcelonistas por encima de los diez puntos de ventaja (60-49), pero lo que parecía que empezaba a decantar la semifinal terminó dándose la vuelta con la réplica desde los tres puntos de Rafa Martínez y un Barça cada vez más negado ante el aro rival. A 5:46 para el final, El Valencia Basket igualó el electrónico (60-60) después de haber desde el inicio del encuentro a remolque.

Esa igualada espoleó a los de Xavi Pascual que sólo dejaron anotar a su rival tres puntos hasta el final por los diecisiete que sumaron los azulgranas, siete de ellos de un Marcelinho Huertas inédito hasta ese momento en la faceta anotadora.

LA FICHA DEL PARTIDO:

77 - Barcelona Regal (22+16+19+20): Huertas (7), Mickeal (15), Ingles (7), Lorbek (7) y Tomic (12) -cinco inicial- Jawal (11), Rabaseda (5), Sada (3), Abrines (6), Todorovic (4) y Wallace.

63 - Valencia Basket (12+20+17+14): Rafa Martínez (13), Kelati (4), Doellman (9), Markovic (2) y Lischuk (6) -cinco inicial- Ribas (7), Faverani (14), Sanmiguel (1), Pietrus, Keselj (3) y Dubljevic (4).

Árbitros: Pérez Pizarro, Conde y Peruga. No excluyeron a ningún jugador.

Incidencias: Primera semifinal de la Supercopa de baloncesto disputada en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante unos 6.100 espectadores.