No todos pudieron disfrutar de La Roja

Todo Puerto Rico se había vestido de gala para recibir a la selección española de fútbol durante el corto periodo de tiempo de dos días. Los puertorriqueños se sienten afortunados de recibir a la campeona del mundo en su estadio, pero los precios ahogaron el sueño de muchos aficionados locales.

Pese a que en Puerto Rico el fútbol es un deporte minoritario entre su población, la visita de España, campeona del mundo y de Europa, había supuesto una auténtica revolución haciendo que miles de ciudadanos puertorriqueños cambiaran por un momento el béisbol, baloncesto y voleibol -deportes mayoritariamente seguidos en Puerto Rico- para centrar su atención en el casi desconocido balompié. La visita de España se cuidó con todo detalle por parte de los lugareños, pero lo que no sabían era que su propia federación les iba a amargar el sueño de ver a los campeones luciendo su estrella ante su selección nacional.

Para hacer frente a la visita de la selección española a Puerto Rico, la federación de fútbol de este país caribeño tuvo que hacer frente a un elevado gasto que todavía no se ha atrevido a confirmar pero que, según se apunta en varios medios de comunicación globales y locales, estaría muy cerca de los 2,4 millones de euros. Esta cifra es, principalmente, la causante de que muchos aficionados no hayan podido acudir a un estadio que finalmente no llegó a tener ocupadas ni el 80 % de sus localidades en una ocasión histórica.

Precios impopulares...

Las entradas para el gran partido que disputaron las selecciones de Puerto Rico y España -con clara victoria de La Roja- oscilaron entre los 40 y los 400 euros, algo que hacía totalmente prohibitivo el acceso a los estadios para el puertorriqueño de a pie. Así, con unas tarifas inusuales y más en un país en el que el fútbol no es el deporte rey, el estadio presentó unas condiciones pocas veces vistas cuando se trata de la selección española. La grada poco poblada, que a pocos minutos del encuentro no mostraba ritmo de superar la media entrada, dejó descolorida una cita que, eso sí, se celebró como día grande al ver cómo la débil Puerto Rico podía cantar un gol contra la campeona del mundo.

*Foto Twitter @EstebanPagan

"Lo vemos como una inversión", aseguró el director de la Compañía de Turismo de Puerto Rico a la hora de valorar la imagen que se proyectará de su país hacia el mundo, aunque los ciudadanos puertorriqueños no parecen estar demasiado de acuerdo con una medida que hizo que el estadio no pudiera llenarse.

... e inusuales

Aunque con la llegada de España los precios se han situado en altas cifras, esta no es una circunstancia habitual en Puerto Rico, donde solo un futbolista del combinado nacional se dedica profesionalmente al balompié y el deporte rey por excelencia no puede permitirse estos lujos. En Puerto Rico ya se jugaron partidos de la Concachampions entre el Puerto Rico Islander -el equipo local de mayor renombre- y Cruz Azul que atrajeron a mayor número de espectadores al estadio que en el día de la selección española, por lo que todo apunta a que el principal obstáculo que ha tenido la afición local ha sido el precio, especialmente difícil de asumir por mucho que se trate de la selección campeona de todo.