Barça, los pasos a seguir para levantar la Supercopa

Tito Vilanova quiere estrenar su palmarés como primer entrenador del Barcelona y tiene varios factores que dan ventaja a los azulgranas de cara a la vuelta de la Supercopa contra el Real Madrid. Si se cumple el guion que contemplan en Can Barça, la cuarta Supercopa consecutiva estará al caer.

El hambre de títulos de los jugadores del Barcelona no ha disminuido. Tras finalizar la etapa Guardiola, los hombres de Tito quieren darle la bienvenida como primer entrenador con una nueva Supercopa, que se sumaría a las últimas tres consecutivas que se lograron ante Athletic, Sevilla y Real Madrid.

1. Mantener la dinámica en el Bernabéu. Los últimos seis resultados cosechados en el coliseo madridista se saldaron con resultados que le valdrían al Barcelona para reeditar la Supercopa. Además, el Barcelona de los últimos años se ha desenvuelto con mayor soltura fuera de casa que en el Camp Nou, como se pudo apreciar en el último Clásico liguero, que decidió la Liga de facto.

2. Balones a Messi. El hecho de haber jugado una pretemporada completa después de muchos años con compromisos internacionales ha repercutido positivamente en el rendimiento de Messi. El argentino suma cuatro goles en dos partidos de Liga y en la ida de la Supercopa volvió a acertar ante su víctima favorita, Iker Casillas. El meta de Móstoles ha recibido 14 goles por parte de La Pulga, un récord al que tan solo se acercan Villa y Eto'o, con ocho goles cada uno.

3. Intensidad en la presión. La medular del Real Madrid depende en un amplio porcentaje de la participación de Xabi Alonso, por lo que el centro del campo azulgrana tendrá que presionar al tolosarra para que la responsabilidad de sacar el balón jugado recaiga en Khedira, un jugador con menos recursos técnicos. Si Xavi y compañía consiguen ahogar la creatividad de Alonso, la posesión no correrá peligro.

4. Valdés sigue siendo clave. El error que cometió Víctor Valdés en la ida y que costó el 3-2 de Di María no tiene que variar ni un ápice el juego practicado por el Barcelona en los últimos años. El portero de L'Hospitalet suele ser el que inicia las jugadas de toque del Barcelona, e incluso ha dado asistencias de gol en algún Clásico, por lo que dejar de confiar en él sería una ventaja importante para el Real Madrid.

5. Juego abierto. Tito Vilanova tiene identificadas las bandas de Arbeloa y Coentrao como dos puntos débiles por los que el Barcelona puede hacer bastante daño y abrir la lata merengue. En el partido de ida, Alexis explotó durante muchos minutos la teórica debilidad del lateral portugués, que no tiene asegurada la titularidad en el Clásico de mañana. Jugadores de banda no le faltan al Barcelona, que podrían optar por Tello, el propio chileno, o incluso el holandés Afellay, que ya resultó vital en las semifinales de la Champions League 2010/11.