Liga - La posición maldita del Real Madrid de Mourinho

Una Copa, una Liga y la sensación de que, por fin, se pelea cara a cara con el Barça, pero con Mourinho también hay un puesto que no termina de cuajar. Pese a los fichajes de hombres como Canales, Sahin o Modric, la mediapunta blanca sigue huérfana.

Pese a la diferencia que separa a Real Madrid y Barcelona en la clasificación liguera, la situación del Real Madrid en los últimos años permite a sus aficionados ser optimistas de cara al futuro. Tras algunos años de superioridad azulgrana, parece que las fuerzas se han nivelado, pero hay una asignatura pendiente que Mourinho no termina de aprobar: encontrar un mediapunta.

Desde la llegada del técnico portugués, varios han sido los jugadores que han probado esa posición y ninguno ha sido capaz de consolidarse. Así, la opción de Özil y Di María en bandas y Cristiano Ronaldo y Benzema o Higuaín en punta ha sido la más repetida. Los problemas de rendiento del alemán y de lesiones del exjugador argentino del Benfica, han obligado a buscar alternativas.

La primera opción, desde la llegada del técnico portugués, fue la del brasileño Kaka. La trayectoria del ex del Milan no ha sido especialmente brillante y en cada periodo de mercado de fichajes se ha especulado con su salida. Tampoco tuvieron suerte en el primer año de Mourinho dos fichajes nacionales: Pedro León y Canales. Entre los dos, ni siquiera sumaron 30 partidos oficiales y unos 300 minutos cada uno en la campaña. Ambos abandonaron el club antes de la 2011/12.

Tampoco desde el extranjero

La pasada temporada se optó por Nuri Sahin, un futbolista que, aunque joven, era más experimentado que Canales y Pedro León. Se pagaron diez millones por el turco, que venía de ganar la Bundesliga con el Borussia Dortmund y ser elegido como mejor jugador joven del campeonato. Su participación en el Real Madrid se redujo a diez partidos y 643 minutos. En el aspecto goleador, únicamente un tanto en Copa del Rey ante la Ponferradina.

Ante la difícil situación, se cedió a Sahin al Liverpool y la directiva blanca, acosejada por José Mourinho, fichó a un jugador más que consolidado, el croata Luka Modric. Experiencia internacional y en Liga de Campeones eran sus credenciales pero, tras varias semanas de competición, no ha logrado consolidarse en una posición que parece maldita en el Real Madrid: apenas 249 minutos en seis encuentros.

Callejón, único aspirante

El único jugador que ha conseguido asentarse en el Real Madrid ha sido precisamente un hombre de la casa. Mourinho repescó a Jose Callejón y el excanterano respondió sobre el terreno de juego. Más de mil minutos en 36 partidos la pasada temporada y 13 goles en su haber. Datos que le han permitido quedarse en la plantilla blanca aunque, en este nuevo curso, su presencia se ha reducido a siete encuentros y 244 minutos.