London 2012 - El presidente bielorruso monta el primer lío de los Juegos

Alexandr Lukashenko no podrá viajar a Londres. El mandatario bielorruso tiene prohibida la entrada a países de la Unión Europea. "Los Juegos no son deporte, sino política, sucia política", aseguró el presidente del Cómite Olímpico de la ex república soviética.

La embajada del Reino Unido en Minsk confirmó que las autoridades británicas mantendrán la prohibición de viajar a los países de la Unión Europea que pesa sobre el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, a pesar de que también encabeza el Comité Olímpico de su país. "El presidente Alexandr Lukashenko forma parte de la lista de personas que tienen prohibida la entrada en los países de la UE. Y esa prohibición se mantiene vigente durante los Juegos Olímpicos. La decisión no va a cambiar", aseguró la portavoz de la embajada británica, Inna Romashévskaya.

Los medios bielorrusos adelantaron que el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Londres negó la acreditación a Lukashenko para acudir al evento en calidad de presidente del Comité Olímpico de Bielorrusia. Mientras, el Gobierno bielorruso sigue sin hacer comentarios respecto a esta información.

La prensa de la antigua república soviética se remite al jefe del Comité Olímpico ruso, Alexandr Zhúkov, que difundió la noticia en su cuenta de Twitter. "El Comité Organizador de las Olimpiadas de Londres ha negado la acreditación al presidente del Comité Olímpico Nacional de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko. ¿Y qué hacemos con las tradiciones y los valores olímpicos? Hasta los escolares saben que en la antigua Grecia se establecía una tregua para los Juegos", escribió Zhúkov.

En su discurso de inauguración de la Feria Eslava en la ciudad bielorrusia de Vitebsk, Lukashenko, considerado el último dictador de Europa, comparó el evento con los JJOO: "Nuestra Feria puede calificarse como las Olimpiadas culturales de verano por el número de participantes y la diversidad de su programa". "Las Olimpiadas están por detrás de nuestra Feria en muchos aspectos. Está politizada, tiene muchos problemas", dijo entonces el líder bielorruso. En otra ocasión, en una conversación con los trabajadores de una empresa bielorrusa, Lukashenko dijo: "Los Juegos Olímpicos no son deporte, sino política, sucia política".