Serena y Radwanska, finalistas en Londres

La polaca Agnieszka Radwanska y Serena Williams jugarán la final de Wimbledon tras ganar a Angelique Kerber y Victoria Azarenka, respectivamente.

La estadounidense Serena Williams, sexta cabeza de serie de Wimbedon ha batido la bielorrusa Victoria Azarenka, segunda favorita, por 6-3 y 7-6(6), en una hora y 36 minutos, y jugará la final ante la polaca Agnieszka Radwanska. La menor de las hermanas Williams, cuatro veces ganadora en el All England Club de Londres, se medirá en la pista central el próximo sábado a la tercera favorita del torneo, que hoy se deshizo de la octava cabeza de serie, la alemana Angelique Kerber, por 6-3 y 6-4 en una hora y diez minutos. La sexta en el ránking de la WTA, que firmó 24 saques directos, solo se ha enfrentado dos veces a Radwanska, ambas en 2008, y en ambos casos salió ganadora, tanto en la tierra batida de Berlín, en octavos, como en los cuartos de final sobre la hierba de Wimbledon. La estadounidense, de 30 años, superó en 2011 una embolia pulmonar que la apartó durante un tiempo de las pistas y recuperó su máximo nivel de juego en el último Abierto de los Estados Unidos, donde alcanzó una final en la que cayó frente a la australiana Samantha Stosur.

La polaca Agnieska Radwanska ganó a Angelique Kerber y logra así acceder a su primera final de un Grand Slam después alcanzar los cuartos de final del Abierto de Australia en tres ocasiones y de Wimbledon en dos, algo con lo que "siempre" soñó.

"Llegar a una final de Grand Slam es en lo que sueñas desde que eres pequeña y es lo que más quieres. Han sido las mejores dos semanas de mi carrera y haré todo lo posible por ganar el sábado", aseguró Radwanska al término del encuentro.

La tenista de Cracovia pone así la guinda a un torneo impecable, donde solo cedió un set en sus seis encuentros disputados, frente a la rusa Maria Kirilenko en cuartos de final.

La lluvia dio este jueves tregua por primera vez en varios días en la capital británica y el encuentro, disputado en la pista central del All England Club, se pudo llevar a cabo sin la cubierta retráctil, muy utilizada en lo que llevamos de campeonato.