La rebeldía no sirvió de nada a Modric el año pasado

Aunque Modric se ausentara del primer entrenamiento de la temporada con el Tottenham, multiplicando así las opciones de que termine dejando el club rumbo al Madrid, hay que recordar el verano pasado, en el que llegó a decir públicamente que quería irse al Chelsea... Y terminó quedándose.

Aunque a lo largo de la última década han sido numeras las ocasiones en las que el Real Madrid ha firmado a un jugador esperando pacientemente a que éste se declarara en rebeldía con su club (Robinho, Beckham o Ronaldo fueron los casos más sonados), parece que no es una táctica que vaya a funcionar fácilmente con el nuevo objetivo blanco, Luka Modric.

La ausencia del croata del primer entrenamiento del Tottenham y su posterior charla con su nuevo técnico, Villas-Boas, parecían aclarar el futuro de Luka como jugador del Real Madrid, pero apenas hay que echar la mirada atrás justo un año para ver que ésta estrategia no le sirvió de nada al jugador en su intento de irse al Chelsea, deseo que además hizo público con declaraciones bastante claras.

"Me gustaría ir al Chelsea. Muchos jugadores querrían jugar allí porque es uno de los mejores clubes del mundo, y yo también", fueron las palabras concretas de Modric por entonces. Se llegó a especular durante todo el verano que el jugador se acogería además al 'transfer request', una petición formal bastante usada en Inglaterra que muestra la intención del jugador de ser traspasado, con la consiguiente rebaja en la petición de traspaso por parte del club vendedor.

Sin embargo, aunque muchos medios ingleses, entre ellos el 'Daily Mail' o 'The Guardian' publicaran que el jugador había presentado dicha petición al club, esta nunca llegó de manera oficial, como recogería la 'BBC' el mismo 1 de agosto, nada más cerrar el mercado de fichajes. El Tottenham rechazó oficialmente dos ofertas del Chelsea aquel verano, de 22 y 27 millones de libras. No parece que éste año, tras la revalorización del futbolista en la Eurocopa, su salida vaya a ser tampoco precisamente fácil.