El recurso de emergencia de Mourinho

Cada vez que las cosas van mal, Mourinho recurre al trivote como toque de atención a sus jugadores. Barcelona, Valencia o Málaga han tenido que enfrentarse a este sistema de juego. Ante el City, los encargados de llevarlo a cabo fueron Xabi, Khedira y Essien.

Jose Mourinho volvió a recurrir a su 'triángulo de presión alta', como él llama al trivote, ante el Manchester City, elemento de juego que el técnico utiliza en el Bernabéu siempre que las cosas se le ponen feas a su equipo.

Tras un inicio de temporada dubitativo y en el que los jugadores no han mostrado la imagen física requerida por el entrenador, Mourinho ha utilizado el trivote en el debut blanco en Champions. Khedira, Xabi Alonso y el debutante Essien han sido los encargados de llevarlo a cabo.

Esto ocurrió, por primera vez, ante el Valencia el 19 de noviembre del 2011. Ese mes, y tras ese partido, el Madrid se tenía que enfrentar al Atlético y al Barcelona en el Bernabéu, por lo que Mourinho decidió usar esta táctica con el fin de hacer descansar a los hombres que tendrían por objeto revolucionar los otros dos encuentros. Ese día el experimento surtió efecto y los blancos ganaron 2-3, pero acabaron agotados en un partido roto en el que los jugadores corrieron más de la cuenta.

El Barça, perfecto para el experimento

Las otras veces que ha utilizado el trivote ha sido ante el Barça, pero en ninguna de las dos el resultados ha sido el satisfactorio. Primero en la Champions, donde el Real Madrid aguantó el tipo con Pepe en el medio hasta que éste fue expulsado por roja directa tras una acción sobre Dani Alves. Luego, Messi sacó sus mejores marcas y los azulgrana ganaron 0-2 ese partido.

Después, en la ida de la Copa, la temporada pasada, el portugués volvió a unir al central portugués a la pareja formada por Xabi y Lass, intentando cortar así la fluidez culé. Cristiano marcó para los blancos, pero el Barça acabó remontando el partido.

Además, el Málaga, en la Rosaleda, también sufrió esto en Copa en el partido de vuelta. Ese día el Real Madrid ganó por la mínima tras dar una mala imagen.