Ricky se come la última novatada

Los novatos en la NBA saben del Via Crucis que deben atravesar en su primer año y Ricky Rubio no iba a ser una excepción. El actual base de Minnesota Timberwolves no ha cumplido la mitad de temporada y cuenta ya con un desfile de novatadas la última de las cuales puede ser sin duda la más cruel.

El pasado mes de diciembre Ricky Rubio se veía obligado a bailar en pleno centro de la pista junto a los otros dos novatos de los Timberwolves, Derrick Williams y Malcolm Lee. No contentos con eso los veteranos de la plantilla le exigieron interpretar el himno de los Estados Unidos. Pero sin duda el momento más delicado para el base español fue cuando tuvo que declarar en público su amor a una joven arrodillado en el suelo.

Pese a que ya ha pasado un tiermpo, parece que no se apagan estas exigencias. Los compañeros siguen maquinando nuevas novatadas y así han dado en la última. Ricky Rubio deberá cargar hasta final de la presente temporada con una mochila de Justin Bieber. El encargado de anunciar el asunto fue su compañero y amigo Kevin Love, que lo hizo colgando la foto de su taquilla a través de Twitter. La maquiavélica idea, aplaudida por el resto del vestuario, fue obra del más veterano miembro de la plantilla, el pívot Brad Miller.

Ricky, el único jugador en la historia de la Euroliga que al día siguiente de un partido tenía que acudir al colegio, sigue siendo como un niño a pesar de sus 21 años. No es que lo sea. Es que así se le sigue contemplando en la jungla NBA, donde la tradición de que los novatos recuerden su primera temporada en la liga a través de novatadas sigue muy vigente.