Rosell corona la Asamblea como independentista

El presidente del Barcelona, Sandro Rosell, ha asegurado que desde el club siempre se defenderá "el derecho de los pueblos a decidir su futuro", en referencia al debate sobre la independencia de Cataluña instalado en la sociedad civil durante las últimas semanas.

Durante su intervención ante la asamblea de compromisarios del club, Rosell ha recordado que él es "catalán y catalanista" como el Barça. "Estoy orgulloso de su pasado (del club) y seguro que estaremos orgullosos de su futuro. La institución siempre será fiel a su historia y a sus convicciones, siempre defenderemos sus raíces, y siempre defenderemos el derechos de los pueblos a decidir su futuro", ha indicado.

Rosell ha dicho que el Barcelona "es parte de la sociedad catalana" y por lo tanto "siempre defenderá la voluntad de la mayoría de nuestro pueblo", aunque "siempre respetando a las minorías". El dirigente azulgrana ha finalizado asegurando: "siempre queremos que nos acepten tal y como somos, como catalanes".

Esa fue la parte final del discurso de Rosell. Hasta entonces había desgranado los detalles de la última temporada. Ha calificado con un "sobresaliente" el aspecto deportivo en la última temporada, sólo superado por la "matrícula de honor" que considera que el club se ha merecido emocionalmente.

Mayoría absoluta

En el orden del día la Asamblea aprobaba abrumadoramente tanto la liquidación del pasado ejercicio económico como el presupuesto previsto para el próximo curso.

Los socios aprobaron la liquidación de las cuentas por amplia mayoría. 724 votaron a favor, 13 en contra y 22 en blanco. El presupuesto también fue refrendado mayoritariamente: 773 votos a favor, 18 en contra y 15 en blanco.

Referéndum sobre el Camp Nou

Además, la asamblea de socios ha autorizado a la junta directiva del Barça a la convocatoria de un referéndum para decidir la construcción de un nuevo estadio o la remodelación del actual Camp Nou, una consulta que se podría llevar a cabo dentro de un par de años, cuando el club rebaje su deuda financiera.

El club maneja diferentes opciones. La posibilidad de construir un estadio nuevo supondría una inversión de 600 millones de euros y la remodelación del Camp Nou está fijada en la mitad. Los socios mostraron alguna discrepancia porque se desconocen detalles sobre futuras ubicaciones y también sobre proyectos.