Los 6 agujeros negros de Londres a 6 días para los Juegos

La cuenta atrás para los Juegos Olímpicos avanza imparable, mientras aún quedan graves fallos de organización por subsanar en una ciudad que ya ha albergado la mayor cita deportiva del planeta en otras dos ocasiones. Desde el despliegue militar hasta el clima, todo son problemas para Londres.

Faltan tan solo seis días para que comiencen los Juegos Olímpicos en Londres y, en contra de lo que podría pensarse, quedan muchos flecos sueltos en cuanto a la organización y otros imprevistos que rodean a la ciudad de Londres y que aún no está muy claro que se vayan a solucionar en tan corto periodo de tiempo. Como detalla el corresponsal de elmundo.es en Londres, Carlos Fresneda, estos son los seis agujeros negros que habrá que tapar en seis días.

1. El fiasco de G4S. La empresa de seguridad, una de las más importantes en su sector del mundo, se comprometió a aportar 10.400 agentes para los Juegos, pero solo ha podido proporcionar la tercera parte, lo que ha dejado en evidencia al primer ministro David Cameron. La empresa también ha pagado caro su desafortunado protagonismo, con pérdidas de 60 millones de euros y la renuncia a organizar la seguridad del Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos de 2016 en Brasil.

2. Exagerado despliegue militar. De aquellos barros vienen estos lodos. Los errores organizativos de G4S los tendrá que enmendar el Ejército británico, pero el despliegue militar que se está observando en Londres es más propio de una zona de guerra que de una de las grandes ciudades del planeta. A los 17.000 soldados ya movilizados se unen 1.200 más en estado de alerta. Ver un portaaviones militar en el Támesis resulta cuanto menos curioso.

3. Huelgas. Aprovechando el escaparate que suponen unos Juegos Olímpicos, varios sectores profesionales ya han hecho públicas sus intenciones de acudir a la huelga, causando más quebraderos de cabeza a David Cameron. Los funcionarios de aduanas y los servicios de transportes ferroviarios amenazan con poner a Londres en los titulares por motivos que poco tienen que ver con los Juegos.

4. Atascos. Ninguna gran ciudad del planeta se libra de ellos, pero lo que se está formando en los últimos días en los accesos a Londres desde el aeropuerto de Heathrow es digno de mención. El carril olímpico y las calles cortadas también son motivo de mosqueo generalizado entre los londinenses, y los atletas ya se han quejado en alguna ocasión de los conductores de autobuses que no tienen muy claro el camino a la Villa Olímpica.

5. Ceremonia de inauguración. A Danny Boyle no le están poniendo las cosas fáciles para que su 'show' en la inauguración vaya como es debido. Los ensayos no terminan de salir a la perfección, el director de cine tiene problemas con la producción televisiva y, para colmo, le reducen la ceremonia media hora para que los asistentes no se encuentren el metro cerrado. Mucha tensión para el oscarizado Boyle.

6. Lluvia. Londres y lluvia son dos palabras que suelen ir asociadas por defecto, pero lo de los últimos meses empieza a ser más que sorprendente. La capital de Gran Bretaña está viviendo el verano más húmedo de los últimos 100 años, lo que podría perjudicar a algunas disciplinas al aire libre. Ni los meteorólogos están libres de sospecha en estos seis días que restan para el inicio de los Juegos, que prometen ser muy estresantes para las autoridades londinenses.