Las sirenas españolas, a ocho décimas de la plata

Con el bronce casi asegurado al sacar 1.800 al equipo canadiense, las chicas de Anna Tarrés tendrán que remontar 0.800 para lograr la plata. En la rutina técnica han realizado un ejercicio puntuado en 96.200, por 97.000 de China y 98.100 de Rusia, de nuevo intratable.

Las chinas salieron justo después de las españolas y obtuvieron mejores notas tanto en ejecución como en impresión artística. El equipo entrenado por Anna Tarrés se la jugará en el ejercicio libre de la final de la competición. La nota definitiva se obtiene con la suma de las dos rutinas, por lo que España tendrá que firmar una gran actuación en el ejercicio libre si quiere revalidar la plata de Pekín.

Y la empresa será complicada, aunque las españolas han preparado una sorpresa para la rutina libre, en el que se caracterizarán como peces para defender el ejercicio 'El océano'. Interpretaron las españolas la pieza 'Tamacún', una obra de los guitarristas mexicanos 'Rodrigo y Gabriela', un ejercicio con un ritmo frenético. El equipo lució unos bañadores con motivos étnicos, diseñados por Mari Fe Górriz y Marc Arañó, para una puesta en escena magnífica.

Pero no fue menos la de las chinas. Más atléticas, más acrobáticas dieron lo mejor de sí mismas. Tarrés dice que las asiáticas suelen copiar algunos ejercicios de las españolas. También lo hicieron, pero la acrobacia inicial 'made in China' fue una copia de nivel superior. El ejercicio de las rusas pertenece a otro concurso. 98,100 puntos, 49.000 en ejecución, 49,100 en impresión general. Una danza rusa, obra de Denis Garnizov, que rondó la perfección y emocionó a los asistentes en el Centro Acuático de Londres.

Dispuestas a remontar

Para el día decisivo, será fundamental el orden del sorteo -el equipo que salga después siempre tiene ventaja- y, sobre todo, que España pueda emocionar al jurado con el ejercicio 'El océano', aunque remontar ocho décimas será complicado, tal y como han admitido las componentes del equipo.

Para no dejar ningún detalle, las nadadoras españolas hasta se someterán esta tarde a una sesión de peluquería. Las españolas estrenarán un bañador, que simula las escamas de los peces, y necesita que el mismo lleve un casquete integrado, por lo todas tendrán que recortarse el cabello.

Todo por conquistar una medalla de plata, que sería la segunda en esta especialidad. La sincronizada es un nido de medallas para España, ya que conquistó dos en Pekín (platas en dúos y equipos) y aquí ya lleva una. En todo caso, en el caso de conseguir una medalla, una de las integrantes del equipo español, Andrea Fuentes, entraría en el selecto club de las deportistas españolas con cuatro medallas, por detrás de Arantxa Sánchez Vicario.

En el ejercicio técnico, Rusia 98.100 tiene 1,1 puntos de ventaja sobre China y 1,9 sobre España. Los temores sobre la calidad del equipo canadiense, que se ha escondido en las competiciones internacionales de este año y era una incógnita, quedaron disipados en cuanto pusieron su rutina en marcha.

Al final Canadá fue cuarta con 94,400. Japón, que ha bajado varios peldaños en el escalafón mundial, ha firmado la quinta plaza con 93,800 puntos; Gran Bretaña ha sido sexta (87,300) por delante de Egipto (77,600). Australia ha cerrado la clasificación con 77,500.