¡Sorpresas alemanas y egipcias!

No había habido podio femenino este año en la etapa del Global Champions Tour de Chantilly. En cambio, los americanos y en particular una americana, Beezie Madden con Simon, respondieron a la cita.

El primer asalto imaginado por el maestro italiano Uliano Vezzani puso a muchos favoritos en apuros y hasta provocó algún que otro susto. Sabrina dio un traspié en la ría, cayo y con ella el crack alemán, Marcus Ehning. Cojeando cuando salía de la pista, la yegua al final sólo sufre algunas contusiones.

Y es un alemán mucho menos conocido quien, finalmente, fue la estrella del día: Hans-Dieter Dreher. Sin embargo Magnus Romeo no es un caballo fácil, ¡su temperamento puede hasta llevarle a rechazar el salto! Pero esta vez el jinete, quien sólo destacó en el nivel más alto el pasado año a sus 39 años, pudo correr todos los riesgos para ganar a la campeona olímpica en la búsqueda del el mejor tiempo que enfrentaba a las únicas cuatro parejas quienes lograron no tirar ninguna barra después de dos recorridos sucesivos a 1,60m:"En general su problema es el último obstáculo, pero hoy lo cogí tan deprisa que mi caballo no tuvo ni tiempo para pensárselo".

Y las buenas sorpresas fueron la regla en este Gran Premio EADS. Si en su último recorrido fue sancionado con una falta ya desde el nº 2, el egipcio Karim El Zoghby, 3º, alcanza el podio con Splendor, ¡un caballo prestado por uno de sus alumnos! ¡Fue un espectáculo palpitante para los 6000 espectadores así como para los telespectadores!