Tito Vilanova, expulsado por el mismo 'pecado' que Guardiola

En el tercer partido de Tito Vilanova como entrenador del Barcelona, el árbitro Muñiz Fernández expulsó al técnico por protestar. También fue Osasuna el equipo ante que Josep Guardiola vio su primera expulsión como entrenador azulgrana en Liga.

Minuto setenta de partido, el Barça perdía por un gol a cero ante Osasuna y el equipo rojillo había perdonado una ocasión clarísima para marcar el segundo y sentenciar el partido. Pero en esa jugada que falló el delantero rojillo, Nino, Tito Vilanova fue expulsado por protestar de forma airada al árbitro Muñiz Fernández.

El nuevo entrenador azulgrana reclamaba una posible falta cometida sobre Sergio Busquets, y que dio la opción clara de gol a Osasuna. Era un mal momento, ya que los azulgrana no estaban desplegando su mejor fútbol y estaban al límite de sufrir una severa derrota en su segundo partido de Liga.

El árbitro no se lo pensó, e indicó al técnico culé el camino del túnel de vestuarios. Su tercer partido oficial como entrenador del Barcelona y su primera expulsión en Liga.

Buena 'rajada'

"Lo de mi expulsión ha sido porque le he dicho al linier que era falta y me ha dicho que no proteste. Sabemos cual es el baremo de este árbitro y los entrenadores de Primera estamos avisados", dijo más tarde un contrariado Vilanova en rueda de prensa tras el partido para comentar este suceso.

Tras los pasos de Pep

Pep Guardiola y Tivo Vilanova también comparten rival la primera vez que ambos fueron expulsados como entrenadores del Barça. Su antecesor vio, también en el Reyno de Navarra en una victoria por la mínima (0-1) en su segunda temporada como técnico, su primera expulsión en el campeonato nacional. Aunque la primera fue en 2009 ante el Bayern de Múnich, por reclamar de forma airada un penalti no señalado sobre Leo Messi.

Escenario maldito

Las dos expulsiones se produjeron en el estadio antes conocido como El Sadar, el mismo sitio donde la pasada temporada el Barça sufrió una derrota que le alejaba a diez puntos del Real Madrid y donde Guardiola no fue expulsado pero también pudo tener un comportamiento reprobable por unas protestas al juez de línea reclamando un gol supuestamente mal anulado a su equipo.