Trágica muerte en el rugby irlandés

La mala suerte se ha cebado con un joven jugador irlandés de rugby. Nevin Spence perdía la vida en un accidente en la granja familiar a los 22, cuando cayó en un tanque que contenía desechos animales. El padre y un hermano mayor del jugador, también perdieron la vida.

Spence, su padre y su hermano mayor cayeron en un tanque donde se depositaban los desechos animales y fallecieron ahogados en la granja propiedad de la familia. Este depósito almacenaba también otros materiales biodegradables destinados a convertirse en fertilizantes orgánicos.

La hermana de Nevin, que también estaba presente en ese momento, se encuentra estable tras ser trasladada al hospital por sufrir inhalación de vapores. A sus 22 años, el joven había jugado de central en la región del Ulster y había disputado un amistoso con la selección absoluta de su país, aunque no había tenido debut oficial.

Spence, que había sido designado como Jugador Joven del Año por la Asociación de Jugadores de la Irish Rugby Football Union en 2011, jugó tres partidos con el segundo equipo de la selección irlandesa. El presidente de la Irish Rugby Football Union, Billy Glynn, indicó que "Nevin era un jugador joven excepcional. Le han robado el partido a un joven verdaderamente talentoso".

Mal inicio de campaña

El joven había sufrido una lesión en el inicio de la temporada contra Munster y desde el viernes se preparaba para volver a los terrenos de juego. La noticia corrió como la pólvira y desde el jugador neozelandés Daniel Carter, hasta el número uno del mundo del golf, Rory McIlroy, expresaron sus condolencias a través de Twitter.