Ultima jornada, llega el Super Saturday

Sábado para disfrutar, como ya es habitual, de la última jornada del Torneo. Mucho en juego para todos. Si el Grand Slam es importante, más lo puede ser evitar la Cuchara de Madera y más, vencer al enemigo en el día del santo patrón. No va más.

Italia recibe a Escocia y el objetivo de ambos es claro. Evitar a toda costa la Cuchara de Madera. Los dos conjuntos quieren anotarse una victoria que les prive de tan poco deseado honor. Aunque visto lo visto, igual tenemos tablas…La verdad es que por ahora los del Cardo tienen más posibilidades de hacerse con la victoria. El nivel demostrado hasta ahora así nos hace pensar. Los azzurri han estado muy flojos durante el torneo y si bien su delantera ha tenido un buen comportamiento, muy bravo diría, a la hora de anotar, no han estado nada finos. Y así, es imposible ganar los partidos. Brunel quería acabar con la pobreza ofensiva del equipo, pero de momento no ha dado con la tecla. Los caledonios arrastraban un problema similar, pero este año hemos podido ver que sí, que pueden hacer ensayos. En cualquier caso, previsible duelo de delanteras. A esperar quien aguanta más. Y si ha de decidirse por detalles, yo pondría mi dinero en el lado escocés.

Gales se juega el Grand Slam. Enfrente Francia. Los galeses vienen de una buenísima actuación de la Copa del Mundo que está teniendo su continuación en el VI Naciones. El equipo es el mismo y más o menos juegan a ojos cerrados. Desde luego se ha notado que son el equipo que menos ha tocado al bloquea eso tiene resultados. Les Bleus tiraron sus opciones ante Inglaterra la semana pasada y es difícil pensar qué puede estar pasando por la cabeza de los jugadores. Igual les da por jugar o por ir a pasar el rato. Muy difícil saber. Y por si fuera poco, Saint André se ha cargado a cinco jugadores habituales de cara a este encuentro. Cierto que recupera a otros que no solo les igualan en calidad, sino que algunos les superan. Pero eso sí, el entrenador se descuelga diciendo que es el momento de dar oportunidades…y se lleva un zaguero de 19 años. Pocas cosas podemos asegurar. Gales saldrá a darlo todo. Francia al trantrán. Y nosotros a esperar lo inesperable.

Y, ¿cómo podía terminar el día de San Patricio? Pues con una Inglaterra que recibe a Irlanda. Veamos. Si Gales perdiese, los de la Rosa podrían hacerse con el título de modo que motivación no les iba a faltar. Si no fuese el caso, delante estarán los irlandeses. Y delante de los irlandeses, los ingleses. ¿Hay más que añadir? Aquí no hace falta que esté en juego nada más. Desde luego una victoria para los de verde sería la mejor despedida, para una generación de oro, triste pero necesaria. En cuanto al juego, hay que destacar que los ingleses pese a todo lo que les ha caído, en especial a su entrenador, han sido capaces de llegar al final con opciones. Nadie hubiera apostado una libra. Pero ahí están. Su juego es muy predecible, pero no por ello menos práctico. No hacen mucho, pero saben lo que hacen. Y ese es el quid de la cuestión. Respecto a Irlanda, decir que tan solo han sido capaces de cosechar dos victorias frente a los dos colistas. Un empate ante Francia, meritorio, y una derrota ante Gales. No es un gran bagaje en cuanto a números. El equipo se ha mostrado en ocasiones impreciso y con una serie de fallos que les han costado muchos puntos.

Pero todo esto es hablar por hablar. El sábado, el 17 de marzo, el día de San Patricio, es el día del rugby. No hay más que decir.

Juan María García

Balón Oval