Un ex blanco y culé termina en la cárcel

El expívot de la selección de baloncesto de Puerto Rico, Real Madrid y Barcelona, entre otros, José "Piculín" Ortiz fue condenado hoy a seis meses de cárcel por posesión de marihuana por un tribunal federal.

La jueza Carmen Consuelo Vargas impuso además al deportista, que militó durante su dilatada carrera en varios equipos de España y Grecia, cuatro años de libertad condicional y el cumplimiento de 600 horas servicio comunitario en escuelas de la isla caribeña.

Ortiz, de 48 años, fue detenido el pasado 29 de junio por autoridades federales por mantener una plantación de marihuana en su residencia en Cayey, localidad del centro de Puerto Rico.

Antes de la sentencia, Ortiz pidió perdón a sus padres, hermanos, tíos y familia por haberlos defraudado. "Quiero que comprendan que hago el compromiso de llevar el mensaje de lo inaceptable de mi conducta... Pido perdón", dijo Ortiz en su mensaje de defensa.

El representante legal de Ortiz, Héctor Guzmán, dijo a la jueza que el peor castigo que podría recibir Ortiz es la pérdida de la admiración de sus seguidores. "El es un campeón y estoy seguro que va a buscar, como lo hizo en baloncesto, conseguir su propia victoria", agregó Guzmán en su turno de defensa.

Tras su breve periodo en la NBA, Ortiz fichó por el Real Madrid y un año después pasó al Barcelona, donde jugó hasta 1994. En España conquistó la Copa del Rey de 1991 y fue subcampeón de Europa en ese mismo año con el Barcelona.