EN VIVO:

Vídeo: La derrota más cruel jamás vista

Este equipo de baloncesto lo tenía todo de cara hasta que una desafortunada jugada dio con todo al traste. El jugador Ryan Potocnik encestó en su propia canasta para dar la victoria al rival.

Eurosport

Jamás en la historia del baloncesto se había vivido un desenlace tan surrealista en un partido. Probablemente, nunca más se vea algo igual a lo que dio lugar en el partido que enfrentaba a los institutos de Charlotte Christian School y Norcross, un encuentro decidido por un grave error humano.

Pongámonos en situación. Charlotte domina el partido en el último cuarto por un cómodo 52-44. En ese momento, el técnico de Norcross, Jesse MacMillan ordena a sus chicos defensa de presión en toda la cancha. La táctica desesperada, unida a los nervios del rival, hizo que la ventaja fuese reduciéndose a un solo punto con 15 segundos por delante: 56-57.

Aquí llegamos a la que podía haber sido la última bola del partido. Charlotte solo tenía que aguantar los últimos 15 segundos y lo peor que podía pasar era que Norcross hiciese falta. Sin embargo, la pelota llegó a las manos de Ryan Potocnik, jugador de Charlotte que, incomprensiblemente, fue hacia su aro y encestó una canasta que sumaba dos puntos para el equipo rival.

Con las manos en la cabeza y sin creerse lo que había hecho, Charlotte se lanzó a la desesperada a por una canasta que nunca llegó y acabó perdiendo el partido por tres puntos gracias a dos tiros libres anotados por Norcross con el marcador casi a cero.

Ver comentarios (0)
Fantasy La Liga