Vídeo: Zambia, nuevo rey de África

Zambia se ha llevado la Copa de África ante Costa de Marfil en los lanzamientos de penalti, después de que el partido acabase empate a cero. Es la primera victoria de Zambia en el torneo, ya que había perdido las dos finales anteriores que disputó, y sirve de recompensa al país más pobre del mundo.

Con el 86% de personas viviendo bajo el umbral de la pobreza, y con un solo jugador en el fútbol europeo (Emmanuel Mayunga, en el Young Boys suizo), la selección de Zambia le ha dado a su país la mayor alegría deportiva de su historia, el título de la Copa África 2012, al derrotar en la final a Costa de Marfil, la gran favorita; y después de haber derrotado en semifinales a Ghana, la otra gran candidata.

Y, cosas del destino, el hito se ha producido en Gabón, el mismo país en el que se produjo una de las mayores tragedias del deporte, cuando el 28 de Abril de 1993 el avión la selección de Zambia cayó al Atlántico, acabando con la vida de 18 jugadores, todo el equipo técnico y el presidente de la Federación.

Casi dos décadas después, los 'Chipolopolos' -Balas de Cobre- han devuelto a su país la esperanza a través del deporte, honrando así la memoria de los fallecidos y sacándose la espina de las finales perdidas ante Zaire en 1974, y ante Nigeria en 1994.

Contra todo pronóstico

La Copa África es una competición siempre llena de sorpresas, y Zambia se ha encargado de que la edición 2012 no se convirtiera en una excepción. Comenzó ganando a Senegal, una de las candidatas, empató con Libia, y una victoria ante Guinea Ecuatorial en la última jornada de la fase de grupos le libró de medirse con Costa de Marfil en cuartos. Lo que son las cosas.

En su lugar el contrincante fue Sudán, de la que dieron buena cuenta con un 3-0 para meterse en las semifinales. Allí parecía que ya habían tocado techo, dado que enfrente tenían a Ghana, la gran favorita para disputarle el título a Costa de Marfil, en la final esperada por todo el continente.

Pero tal y como hemos dicho, la Copa África es el torneo de las sorpresas por excelencia, y una final entre Ghana y Costa de Marfil habría sido lo esperado. Pero Zambia no estaba por la labor, y con un planteamiento conservador, logró dar la campanada con un gol de Mayuka a menos de un cuarto de hora para el final del partido, todo ello después de que Kennedy Mweene le hubiera parado un penalti a Asamoah Gyan.

El triunfo de la fe

Llegó la gran final, y Zambia se empeñó en demostrar desde el primer minuto que no había llegado hasta allí para ser un mero convidado de piedra en la fiesta de 'Los Elefantes', y ya en el primer minuto, Sinkala obligó a Barry Copa a una buena estirada. Sin embargo, fueron los marfileños los que gozaron de las mejores ocasiones en la primera parte, sobre todo con un disparo de Yaya Touré que salió lamiendo el poste.

Costa de Marfil siguió confiando su suerte a su solidez defensiva y la primera mitad terminó sin goles, con la noticia de la lesión de Joseph Musonda en los diez primeros minutos que le llevó a retirarse entre lágrimas, siendo consolado por sus compañeros, e incluso por Drogba. El punta del Chelsea acabó siendo decisivo tras la reanudación, cuando mandó a las nubes un penalti provocado por Gervinho ante Chansa.

Poco antes, la entrada de Gradel por Kalou le había dado movilidad a los marfileños, pero fue el único cambio en el que acertó François Zahoui, que renunció al centro del campo buscando el juego directo y retiró a Zokora y a Yaya Touré con toda la prórroga por delante.

Más suspense imposible

Y con una ocasión de Gradel al filo del tiempo reglamentario llegó el pitido final, y con él la prórroga. No resultó muy distinta al resto del partido, aunque en esta ocasión la mejor opción fue para Zambia, con un disparo de Chris Katongo que se marchó al palo tras una gran estirada con el pie de Barry Copa.

El marcador siguió sin moverse para ser fiel a la tradición de 'Los Elefantes', cuyas tres finales han llegado a los penaltis tras finalizar 0-0, y el mano a mano entre Kennedy Mweene y Barry Copa se hizo patente. Después de dos disparos sin fallo por cada equipo, llegó la polémica. Mweene detuvo el disparo de Souleman Bamba, pero el árbitro mandó repetir el lanzamiento, interpretando que el meta de Zambia se había adelantado.

Un fallo previsible

A partir de ahí se sucedieron los aciertos hasta llegar al 7-7. Parecía ser el turno de Gervinho, pero el del Arsenal no se decidía, por lo que tuvo que acudir Kolo Touré. El disparo del central no fue nada bueno y Mweene pudo detener. Kalaba, uno de los mejores de Zambia, tenía la ocasión de finiquitar la contienda, pero su lanzamiento se marchó alto.

Con el corazón en un puño y la mayor responsabilidad de su vida, Gervinho se dirigió al punto fatídico, y haciendo bueno su nombre mandó fuera el disparo, otorgándole una nueva oportunidad a Zambia que Sunzu no desperdició, desatando la locura en el estadio de Libreville y provocando la segunda derrota en los penaltis de la mejor generación de Costa de Marfil.

- LA FICHA DEL PARTIDO:

0 - Zambia: Kennedy Mweene, Davies Nkausu, Stoppila Sunzu, Hichani Himonde, Joseph Musonda (Henry Nyambe, m.12 (Felix Katongo, m.74)), Chisamba Lungu, Nathan Sinkala, Isaac Chansa, Rainford Kalaba, Chris Katongo y Emmanuel Mayuka.

0 - Costa Marfil: Boubacar Barry, Jean-Jacques Gosso, Kolo Touré, Souleymane Bamba, Siaka Tiéné, Didier Zokora (Didier Konan Ya, m.75), Cheik Tioté, Gervinho, Yaya Touré (Bony Wilfried, m.87), Salomon Kalou (Max Gradel, m.63) y Didier Drogba.

Penaltis: Tiote (Costa Marfil): gol; Katongo (Zambia): gol; Bony Wilfried (CM): gol; Mayuka (Z): gol; Bamba (CM): gol; Chansa (Z): gol; Max Gradel (CM): gol; Katongo (Z): gol; Drogba (CM): gol; Mweene (Z): gol.- Saka Tiené (CM): gol; Sinkala (Z): gol; Konan (CM): gol; Chisamba (Z): gol; Kolo Touré (CM): falla; Kalaba (Z): falla; Gervinho (CM): falla; Stoppila Sunzu (Z): gol.

Árbitro: Diatta Badara (Senegal). Mostró tarjeta amarilla a Cheik Tioté y Souleymane Bamba, de Costa Marfil y a Davies Nkausu, de Zambia.

Incidencias: Final de la Copa de África disputado en el estadio de Libreville.