Valentino Rossi da trabajo a todos sus amigos

Además de ser nueve veces campeón del mundo de motociclismo, el italiano Valentino Rossi no se olvida de cuidar de sus amigos. Y tal y como están las cosas actualmente, con la crisis económica, qué mejor forma que ofrecerles un buen trabajo, tal y como revela 'motociclismo.es'.

En total, unas 70 personas en Tavullia disponen de trabajo gracias a Rossi, que poco a poco ha ido diversificando sus negocios, que empezaron cuando se hizo cargo de su 'merchandising'. Desde entonces, el piloto ha ido invirtiendo en diversos negocios, colocando siempre a personas de su confianza en ellos.

Sus problemas con el fisco italiano fueron el origen de todo. Valentino volvió a establecer su residencia en Italia tras haberla tenido en Londres, y decidió que sería el encargado del 'merchandising', hasta entonces en manos de una empresa española. Junto a una empresa de Cattolica y asesorado por su amigo Aldo Durdi, creó su propia marca de ropa: VR46.

"Creo que tengo un sentido del gusto del que me fío mucho. En mi carrera he ganado bastante y por eso puedo hacer los trabajos que me gusten, en vez de los que me puedan hacer ganar más dinero. Yo quiero que alguien que viene a un circuito y quiera una camiseta con el 46 compre un producto de buen nivel y pueda volver a ponérsela aunque la lave diez veces o más", declaró. Ahora, su empresa también hace el 'merchandising' de Marc Márquez, Marco Simoncelli, Nicky Hayden y Tony Cairoli.

Siempre con amigos

VR46 fue solo el principio. Junto a su padre Graziano montó el popular 'ranch' Test Track, que utiliza para entrenar y que es su negocio favorito. Además, creó una pizzería para contraatacar a un tipo que se estaba lucrando con su nombre, y por supuesto, su fan club, cuidado al detalle por personas de su entorno más cercano.

Albi (Alberto Tebaldi) es la mano derecha de Rossi, Claudio Sanchoni el comercial -para Vale su 'número 10', Maurizio Pritelli el encargado del 'merchandising', Davide Brivio el de los contratos deportivos y licencias de VR46, y por supuesto, Uccio Salucci, su mejor amigo.

Inauguró la Pizzería Da Rossi con sus amigos Mattia, Luca y Stefano, un restaurante dentro de un complejo en el que también hay una tienda de 'merchandising' y las oficinas desde las que dirige su grupo, con más de 70 empleados. Todos ellos son amigos de Rossi. "Es un modo de seguir todos juntos. Son todos buenas personas que probablemente estarían trabajando en una fábrica o cualquier otro trabajo más aburrido. Mi objetivo ha sido siempre divertirme y creo que como me conocen también trabajan más motivados. Creo que a mí me gustaría tener un jefe como yo", aseguró 'Il Dottore'.

Pizzería, 'ranch' y fan club

La pizzería fue una respuesta a un "individuo" de Montecchio (el pueblo rival) que compró el antiguo "Bar dello Sport", donde Rossi pasó su juventud viendo motos y fútbol, y le puso de nombre "Bar de Valentino Rossi" sin decirle nada al piloto. "Atraía a la gente que venía a Tavullia para ver el pueblo de Valentino y les contaba que yo iba allí y que era mi amigo... Tras abrir mi pizzería, obviamente, ha cerrado", reveló Vale.

El 'ranch' es el lugar donde entrena con sus amigos. "Es nuestra pista de entrenamiento. Antes siempre íbamos a la Cava (una cantera de piedra cercana a Tavullia), pero allí tienen que trabajar. Al final podíamos rodar, pero ya estábamos esperando un momento en el que dijeran basta. Así que en sociedad con Graziano, hemos comprado un terreno y hemos construido la pista. Es muy al estilo americano, porque tiene el doble óvalo. Pero se puede practicar una disciplina casi nueva porque tiene una parte mixta, la pista de cross y un terreno un poco especial. Se podría decir que es única en el mundo", apuntó Rossi, que no descarta abrirla algún día al público con Graziano y él como profesores.

El Fan Club, con 7.000 socios que pagan 48 euros al año, sufrió cambios a la par que se abrió la pizzería. Rino Salucci (padre de Uccio) y Flavio Fratesi son los encargados de dirigirla, y también los principales responsables en la mayoría de las famosas celebraciones de 'Il Dottore', así como de organizar las tribunas en los circuitos para que se vea su color amarillo.

Pero además, realizan labores humanitarias, y tienen apadrinados varios colegios de niños necesitados de las zonas pobres de Brasil. También colaboran con hospitales infantiles, que Rossi ha visitado en más de una ocasión gracias al Fan Club. Rossi cuida cada detalle de sus negocios pero sabe delegar. Eso sí, siempre rodeado por sus amigos.