Vuelve la Copa de Europa

Cuatro equipos a un solo paso de llegar a lo más alto, o por lo menos, llegar al último escalón para conseguir la gloria.

Leinster y Ulster ya saben lo que eso significa. Los dublineses buscan su tercer título y los del Norte de Irlanda, su segundo. En el otro extremo, Clermont y Edimburgo que están por hacer historia.

Pero vayamos por orden. El sábado, primer capítulo del final de esta historia.

Ulster recibe a Edimburgo. La cita será en Dublín, ya que Ravenhill se ha quedado pequeño para la ocasión. Por tanto, los del norte se han trasladado hacia el sur y se prevé un estadio con las gradas a tope. Por cierto, los de Ulster se quitan presión y comentan que jugar ante su público, puede ayudar, pero no será decisivo. Los escoceses no tienen tan claro este punto. El caso es que los visitantes, con los que nadie contaba al principio de la competición, ya han dejado escrito un nuevo párrafo, por ahora, en la historia del rugby escocés pues son el primer conjunto de aquellas tierras que disputa una semifinal. Y para llegar aquí, se deshicieron ni más ni menos que de los todopoderosos Toulouse. Quizás la etiqueta de tapados ya no tiene sentido. Con once internacionales en sus filas, el equipo dirigido por Greig Laidlaw, apuesta ahora por todo y lo que es indudable, es que firman por hacer una actuación similar a la mostrada ante los tolosanos. Y una vez llegados a este punto, los jugadores no quieren que la historia termine aquí. Por tanto, el factor psicológico puede ser un extra. Eso sí, recordemos que este año, en liga, los dos enfrentamientos se han saldado con victoria para Ulster, quienes sin duda están por reverdecer viejos laureles.

El domingo, Clermont se las verá con los favoritos al título, Leinster. Los irlandeses quieren su tercer entorchado europeo, y lo que es más importante e inusual, renovar el título. Tan solo Leicester Tigers han sido capaces de hacerse con la Copa en dos ocasiones consecutivas. Importante dato a tener en cuenta es que los entrenadores de ambos conjuntos se conocen perfectamente ya que Vern Cotter y Joe Schmidt han trabajado juntos durante mucho tiempo. De hecho, ambos le dieron a Clermont su título de liga en 2010. Por tanto, habrá juego del gato y el ratón. Schmidt lo tiene claro: “Va a ser un infierno”. Leinster lleva ya trece partidos sin conocer la derrota, tan solo podemos apuntar un empate en Europa frente a Montpellier. El resto de partidos, al bolsillo. Motivos para creer en ellos, hay de sobra. Los franceses tratarán de que el factor cancha sea decisivo. Burdeos será testigo de una lucha sin cuartel. Los franceses son conscientes de que aún no han hecho nada, y el haber eliminado a Saracens es tan solo un paso más, pero que de por sí no significa nada. La pelea estará sin duda centrada en los terceras, aunque todos estamos deseando ver el trabajo de los tres cuartos de ambos equipos.

Ya queda menos, y lo que está claro, es que los cuatro equipos quieren hacer, por un motivo u otro, historia.

Heineken Cup. Semifinales

Ulster vs Edinburgh. Sábado 28, 18.45. Aviva Stadium, Dublín.

Clarmont vs Leinster. Domingo 29, 16.00. Stade Chaban-Delmas, Burdeos.