Welbeck rescata a una gris Inglaterra

Inglaterra ha derrotado por Bélgica (1-0) gracias a un solitario tanto de Welbeck. Los de Roy Hodgson no desplegaron un buen fútbol y apenas gozaron de la posesión del balón. Las sensaciones para la Eurocopa no son las mejores. Bélgica dio una buena imagen, pero apenas inquietó la portería de Hart.

Inglaterra ganó 1-0 a Bélgica un partido amistoso disputado en Londres, pero no consiguió apaciguar las dudas sobre su pobre juego cuando falta poco más de una semana para su debut ante Francia en la Eurocopa de Polonia y Ucrania.

Aunque los primeros minutos fueron de pleno dominio para el conjunto belga, que combinaba a placer en el medio del campo, el primero en rematar contra la portería rival fue Chamberlain tras un centro raso de Milner que no consiguió conectar bien y se fue muy desviado. A los pocos minutos, el joven delantero del Arsenal volvió a llevar peligro al arco defendido por Mignolet con un disparo lejano que se fue a poca distancia de la escuadra izquierda.

Mientras, la escuadra belga, con sus jugadores intercambiándose las posiciones constantemente en ataque, seguía monopolizando el balón, pero sin apenas generar peligro a excepción de un potente chute de Witsel que se marchó rozando el larguero. Sin construcción de juego ni imaginación en ataque, el conjunto de los Tres Leones confiaba su suerte en un error del rival o en el pelotazo largo para intentar ponerse en ventaja en el marcador.

En el minuto 36, el plan inglés se materializó: el capitán Steven Gerrard robó un balón en el centro del campo y se lo cedió a Ashley Young que asistió a Danny Welbeck para que, con un remate suave por encima del portero, anotara el primer gol de la era Hodgson en el estadio de Wembley.

Varios cambios

El tanto local desconcertó a la escuadra dirigida por Alex Wilmots que pudo haberse ido con una desventaja mayor al vestuario si el capitán de Inglaterra hubiera acertado en una doble ocasión en el último minuto del primer tiempo. Tras cinco prometedores minutos de la segunda parte en los que Chamberlain consiguió trazar algunas buenas jugadas en la banda izquierda, el conjunto de Hodgson volvió a apagarse y los belgas se apoderaron de nuevo del control del partido.

A pesar de ello, la zaga inglesa, compacta y con las líneas muy juntas, repelía una y otra vez las internadas en el área del conjunto flamenco, que recurría con poco acierto a los remates lejanos para inquietar la portería rival.

La entrada de Wayne Rooney, Defoe y Walcott en el ataque inglés aportó más peligro a la escuadra de Hodgson que, aun así, seguía siendo superada constantemente por su rival en el medio del campo. A punto estuvo Bélgica de encontrar la recompensa a su buen juego en el minuto 78 con un sorprendente disparo del lateral derecho Gillet que se topó con el poste.

En los últimos compases, ambas selecciones tuvieron oportunidades para anotar algún tanto, incluido un chute al poste de Defoe, aunque finalmente el segundo tiempo concluyó como el primero: con 1-0 en el marcador y una Inglaterra llena de dudas a pocos días para el Europeo.

- LA FICHA DEL PARTIDO:

1 - Inglaterra: Hart; Johnson, Cahill (Lescott, m.19), Terry (Jagielka, m.70), Cole; Parker, Gerrard (Henderson, m.83), Oxlade-Chamberlain (Walcott, m.66), Milner; Young (Defoe, m.66) y Welbeck (Rooney, m.54).

0 - Bélgica: Mignolet; Gillet, Vermaelen, Simons, Vertonghen; Fellaini, Witsel, Mertens (Lukaku, m.72); Hazard, Mirallas (Chadli, m.59) y Dembele.

Goles: 1-0, m.36: Welbeck.

Árbitro: Peter Rasmussen (Dinamarca). Mostró tarjeta amarilla al inglés Parker (m.30) y al belga Mertens (m.17).

Incidencias: encuentro internacional amistoso disputado en el estadio Wembley de Londres ante unos 85,091 espectadores